Con esta bajada, la inflación acumulada en lo que va de año se sitúa en la Comunidad balear en el 0,1 por ciento.

A nivel nacional, el Índice de Precios de Consumo (IPC) se mantuvo sin cambios en junio respecto al mes de mayo, pero redujo una décima su tasa interanual, hasta el 0,1 por ciento, debido al abaratamiento de los precios de la electricidad y de los alimentos con respecto al año anterior.

Así, las Islas Baleares y País Vasco, ambas con un 0,5%, son las dos comunidades autónomas con una tasa interanual más alta, seguida de Cataluña (0,4%), mientras que en el extremo opuesto se encuentran Extremadura y Melilla, las dos con un -0,5%.

Los precios en Baleares que más subieron fueron los de hoteles, ocio y cultura (1,7%), transporte (0,7%) y menaje (0,6%). También se incrementaron en ocio y cultura y el apartado de otros, (ambos un 0,4%) y bebidas alcohólicas y tabaco (0,1%). La inflación se mantuvo invariable en enseñanza (0,0%).

Por su parte, los que más bajaron fueron los de vestido y calzado (-0,7%) y vivienda (-0,6%), alimentos y bebidas no alcohólicas (-0,3%) y transportes (-0,1%).

Datos nacionales

A nivel estatal, el IPC se mantuvo sin cambios en junio respecto al mes de mayo, pero redujo una décima su tasa interanual, hasta el 0,1%, debido al abaratamiento de los precios de la electricidad y de los alimentos con respecto al año anterior-

De esta forma, el IPC interanual encadena tres meses en positivo tras la tasa negativa del 0,1% que registró el pasado mes de marzo. Con el dato del sexto mes del año, ya son diez los meses en los que el IPC interanual se mueve en tasas muy bajas, de apenas unas décimas, aunque el Ejecutivo ha descartado la entrada en deflación.

El último mes en el que los precios registraron una tasa más habitual para la economía española fue el de agosto de 2013, cuando el IPC se situó en el 1,5%. A partir de ahí, en parte por el 'efecto escalón' de la subida del IVA aplicada en 2012, el IPC dio un importante bajón.

Estadística ha atribuido el recorte interanual del IPC en junio, el segundo consecutivo tras el de mayo, a la evolución de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas, que redujeron su tasa anual siete décimas, hasta el -1,5%, por el comportamiento de las frutas frescas, las patatas, los aceites y la carne de ave.

También contribuyó a la bajada interanual del IPC el grupo de vivienda, que recortó seis décimas su tasa, hasta el 2,1%, por la disminución de los precios de la electricidad debida a la devolución a los consumidores de la cantidad facturada en exceso en el primer semestre.

Los precios se estancan en el mes de junio.

En el acumulado del año, el IPC registra una tasa del -0,2%, mientras que en tasa mensual (junio sobre mayo), los precios se mantuvieron sin cambios, frente al incremento del 0,1% que experimentaron en junio de 2013 o el descenso del 0,2% del mismo mes de 2012.

El estancamiento mensual de los precios registrado en junio se ha debido a que las bajadas experimentadas por los precios de la electricidad y del vestido y del calzado fueron compensadas por el encarecimiento de las gasolinas, los viajes organizados, los seguros de automóvil y los hoteles.

Por su parte, la inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, se mantuvo en el 0,0% en junio, el mismo porcentaje que registró el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) tras recortar dos décimas su tasa anual respecto a mayo.