Victoria Anna, primer bebé concebido por fecundación 'in vitro' en España, cumple 30 años

  • Fue el Institut Dexeus de Barcelona quien llevó a cabo el proceso.
  • Las técnicas han evolucionado desde entonces y hoy ya "se logran tasas de embarazo de hasta el 60%".
  • También ha cambiado el perfil de las parejas que recurren a esta técnica: un 42,8% son mayores de 40 años.
Victoria Anna, junto a dos doctores.
Victoria Anna, junto a dos doctores.
ARCHIVO

Victoria Anna, la primera niña probeta nacida en España, en el Institut Dexeus de Barcelona, cumple 30 años este 12 de julio, según ha recordado el centro en un comunicado en el que destaca que "fue un acontecimiento que supuso un antes y un después en el campo de la reproducción asistida".

La niña nació una semana antes de lo previsto, y pesó 2,470 kilos, gracias a un tratamiento de Fecundación in Vitro (FIV) al que fue sometida su madre por parte de la bióloga Anna Viega, actual directora científica del Área de Biología de Salud de la Mujer Dexeus, y el doctor Pedro N. Barri, director del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Medicina de la Reproducción del Hospital Universitario Quirón Dexeus.

Tratamientos más eficaces hoy en día

Desde entonces, según señalan Veiga y Barri, el perfil de las parejas, los motivos para recurrir a la FIV y los métodos utilizados han cambiado mucho, y ha mejorado la eficacia y la seguridad para el recién nacido y la madre.

Barri ha destacado que el mayor hito conseguido tras el nacimiento de Victoria Anna ha sido ganar en eficacia, ya que "hoy en día, dependiendo de la técnica aplicada y del perfil de la pareja, se logran tasas de embarazo de hasta el 60%".

También ha cambiado el perfil de la pareja que se sometía a un tratamiento de Fecundación In Vitro hace 30 años, ya que ahora un 42,8% de las pacientes tratadas en Dexeus son mayores de 40 años, y "el retraso de la maternidad es la principal causa de esterilidad".

Hace 30 años las mujeres tratadas estaban casadas o vivían en pareja, mientras que actualmente mujeres sin pareja masculina, homosexuales o no, se benefician también de la FIV creando nuevos modelos de familia.

Los tratamientos también han evolucionado y junto a los tratamiento hormonales, el coito programado o la inseminación artificial, se han desarrollado técnicas de microinyección intracitoplasmática, de criopreservación de gametos y embriones, y el diagnóstico genético preimplantacional asociado a técnicas de análisis del genoma del embrión, que aportan soluciones a un elevado porcentaje de casos.

En estos 30 años los embarazos múltiples y los partos prematuros, que eran los mayores riesgos en 1984, se han reducido y en estos momentos una mejor selección del embrión permite que se transfiera uno solo en el 30 % de los casos.

Otro cambio importante se ha dado en el sistemas de selección y caracterización embrionaria, así como el procedimiento de preservación de estos embriones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento