'Untitled from live broadcast'
Una de las 'performances' del proyecto 'Field Broadcast' Dan Coopey - Rob Smith

Son intervenciones artísticas realizadas en directo por el autor y no necesitan museos ni galerías para llegar al público: se retransmiten a ordenadores, teléfonos móviles y tabletas.

Field Broadcast (traducible por Retransmisión de campo) es un proyecto que conecta a los artistas directamente con el público. Lo idearon en 2010 los artistas británicos Rebecca Birch y Rob Smith para explorar la relación entre los creadores y el paisaje en una colección de eventos de pocos días de duración y que pueden verse sólo en una retransmisión vía digital. Cada experiencia individual es única y en ella tienen cabida la animación, la escultura, la performance, la creación de textos y de datos...

Hasta el 15 de julio, el proyecto ofrece —previa descarga de una aplicación gratuita— la retransmisión de los trabajos de ocho autores, todos desde el inglés Valle de Dedham. La zona del este de Inglaterra, considerada oficialmente Área de Destacada Belleza Natural, tiene un gran peso en la tradición pictórica nacional: allí, el romántico John Constable (1776-1837) pintó buena parte de sus paisajes, entre ellos los famosos The Hay Wain (La carreta de Heno) —de 1821— y Flatford Mill (Scene on a Navigable River) (Escena sobre un río navegable) , de 1816.  

En la oficina, en casa, en transporte público...

Esta edición de Field Broadcast se llama precisamente Scene on a Navigable River en honor a la obra del pintor inglés. En el privilegiado terreno que inspiró en el pasado a Constable, los artistas contemporáneos (Adam Chodzco, Gretchen Egolf, Beth Collar, Ben Judd, Rory Macbeth, Florence Peake, Paul Becker y Francesco Pedraglio, Way Through e Ian Whittlesea) dicen formar con sus acciones "una topología fragementada de un paisaje icónico" y explorar "el entorno físico y lo que representa".

Las retransmisiones se anuncian en las redes sociales, pero no se sabe cuándo tendrán lugarLas retransmisiones se anuncian en las redes sociales, pero el público no sabe con exactitud cuándo tendrán lugar. Uno puede estar en la oficina, en su casa, en el transporte público o en una cafetería y conectar de pronto con el Valle de Dedham. En obras siempre basadas de un modo u otro en ese entorno romántico, los autores participantes retransmiten armados con videocámaras, ordenadores portátiles o conexiones 3G sin permitirse editar o posproducir sus intervenciones.