Playa Blanca: surf y largos paseos en la playa más famosa de la isla de Fuerteventura

  • Es un paraíso para los amantes del surf, el 'windsurf' o el 'kitesurf'.
  • El viento la convierte en lugar ideal para la práctica de deportes acuáticos.
  • Pese a ser la más frecuentada por los vecinos de Puerto del Rosario, se trata de una playa poco masificada, donde pasear libremente.
Una vista de Playa Blanca, zona surfera de Fuerteventura.
Una vista de Playa Blanca, zona surfera de Fuerteventura.
FLICKR/Andy_Mitchell_UK

Playa Blanca, situada a escasos dos kilómetros de la capital de Fuerteventura, Puerto del Rosario, es una playa poco turística, ideal para quienes quieren dar largos paseos sobre la arena mojada o buscan un poco de aventura y deporte en el mar.

En esta playa –la más famosa de Fuerteventura– sopla bastante viento, lo que hace de ella un lugar ideal para la práctica de deportes acuáticos. Con 875 metros de largo y unos 45 de ancho, les encanta a los que practican surf y windsurf.

Está a solo cinco minutos de Puerto del Rosario y con fácil acceso en coche, en autobús o incluso a pie. Se trata de una playa poco masificada, pese a ser la más frecuentada por los vecinos de la capital majorera –término con el que se denomina a los habitantes de Fuerteventura–. Aquí no habrá que esquivar sombrillas, toallas ni bañistas jugando con las palas.

Sobretodo en invierno, Playa Blanca es –gracias al viento– un paraíso para los amantes del surf, el windsurf o el kitesurf. Y como era de esperar, hay un gran número de escuelas y cursos intensivos para principiantes.

Playa Blanca es la famosa, pero no la única playa. Playa de los Pozos, frente al paseo marítimo de la ciudad, tiene la ventaja de estar a solo unos metros del núcleo urbano, mientras que Puerto Lajas y Los Molinos conservan el encanto de los paisajes marineros.

Podemos aprovechar para hacer un par de excursiones muy interesantes al interior de Fuerteventura. El pueblo de Tefía, donde podemos visitar el Ecomuseo de La Alcogida, es un conjunto de casas antiguamente ocupadas por los campesinos del pueblo.

A escasos kilómetros de la capital y cerca de Guisguey, las Casas de Felipito recrea el hábitat de los majoreros de Fuerteventura que tuvieron que adaptarse al paisaje desértico para poder cultivar.

Fuente: Guía Repsol. Rutas, mapas, restaurantes … ¡Planifica con nosotros tu viaje!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento