SECTA RELIGIOSA "CRECIENDO EN GRACIA"
Manifestación en Honduras de la secta religiosa "Creciendo en Gracia" Gustavo Amador
Veinticinco personas entre jóvenes y niños se congregaron el sábado en la Glorieta del Marqués de Vadillo para protestar contra el sistema religioso vigente. Fueron convocados por el líder del movimiento "Creciendo en gracia" , el puertorriqueño José Luis de Jesús Miranda, quien se considera a sí mismo el
"anticristo".

De Jesús Miranda afirmó que "Dios amó tanto a los pueblos de habla española que me envió en un cuerpo puertorriqueño hablando en español". Según el guía espiritual puertorriqueño, Jesús se le metió en el cuerpo en 1973 y desde entonces tiene la misión de sacar a la luz los males del actual sistema religioso. La apócrifa convocatoria tuvo lugar en 33 países, de habla hispana en su mayoría.

Los seguidores de Miranda desistieron de manifestarse por la calle del General Ricardos como tenían previsto, porque la Delegación del Gobierno les informó anoche de que no tenían autorización, según la portavoz del movimiento en España, la colombiana Camila Cortés.

Manifestante de la secta con el tatuaje del líderLa manifestación se vio empañada por la lluvia, por lo que la afluencia de "fieles" fue escasa. Posteriormente, agentes de la Policía Nacional pidieron la identificación a varias de las personas reunidas en Marqués de Vadillo, que después se dispersaron sin incidentes.

Los congregados, de procedencia latinoamericana, exhibían tatuajes con símbolos como el 666 o SSS (salvo, siempre salvo).

Algunos incluso llevaban tatuada la imagen del líder del movimiento, que es acusado de secta en algunos países y que se financia, según Cortés, con "donaciones voluntarias".

"El Salvador envía miles de dólares a Miami para que la palabra corra por el mundo y no para enriquecerme a mí", asegura el guía.

En países como Guatemala las Autoridades prohibieron la manifestación por violar el artículo 36 de la Constitución (debido respeto a los fieles de otros credos). En El Salvador, le han denegado la entrada a De Jesús Miranda como medida preventiva.

El "Anticristo personificado" profetizó en su página web un terremoto en el país salvadoreño y denunció la violación de 11.000 niños en EEUU a manos de 4.500 curas.