Cristóbal González Rabadán
Cristóbal González Rabadán, presidente de Apafas, la asociación de víctimas del accidente de tren de Santiago. PACO PUENTES

Hacía en solitario el Camino de Santiago en bicicleta, cuando en Zamora le recomendaron que no se perdiera el espectáculo de luces y sonido de la plaza del Obradoiro de la víspera de la festividad de Santiago. Decidió montar la bici en el tren y asistir a la fiesta. Aunque el plan se tornó en tragedia en la curva de A Grandeira. "El choque fue tremendo, como si te tragara la tierra. El vagón se dio contra el muro y se levantaron chispazos por la catenaria. Se nos cayeron encima los asientos y los equipajes". En el hospital de Santiago, recuperándose de los múltiples traumatismos, varios heridos le convencieron a este militar retirado de Sevilla de que encabezara la asociación que aglutina las quejas y la irritación de los que iban montados en el mismo Alvia. Es Critóbal González Rabadán, presidente de la asociación de víctimas Apafas.

¿Cómo están sus afiliados un año después?
Hombre pues seguimos bastante desanimados, incluso te diría que en una situación de indefensión. Pero no queremos perder la confianza en la Justicia. Tenemos la esperanza de que se conozca la verdad de las causas del accidente, que se depuren las responsabilidades y que algo así no vuelva a ocurrir nunca más en España.

¿Se unieron precisamente para poder tener voz en el proceso judicial? ¿Qué opinión le merece? ¿Se va a hacer justicia?
Tenemos la esperanza de que se conozca la verdad de las causas del accidente y que se depuren las responsabilidades  Hasta ahora no está resultando lo fácil que quisiéramos. Porque si el juez señala en varias ocasiones a un imputado y la audiencia lo desimputa... Sería desacertado y excesivo que el maquinista fuera el único imputado al final. Sería injusto que fuera señalado como la única causa del accidente, es la fundamental, sí, pero también lo fueron las medidas de seguridad, la falta de señalización. No se puede dejar a la libre disposición de una persona, por mucha pericia y experiencia que tenga, un tren que tiene que frenar de 200 a 80 por hora. Un desvanecimiento o un despiste y ocurre una fatalidad.

¿Cómo  le gustaría que fuera el  aniversario?
Hombre, va a tener un sabor agridulce. Va a ser bonito en parte, porque vamos a estar por primera vez todos unidos, para compartir el dolor y sufrimiento que durante un año hemos tenido con nuestras familias. Y amargo porque se va a vivir una realidad cruda y fuerte cuando estemos los familiares que han perdido a sus seres queridos. Eso va a ser una complicado de digerir. Pero a la vez nos encontraremos los heridos que coincidimos en el hospital y no hemos vuelto a vernos. Es un momento de unir nuestras fuerzas para seguir luchando.

¿Hay dos asociaciones de víctimas, la suya y la plataforma víctimas del Alvia? ¿Están divididas las víctimas?
En un principio se constituye esta, Apafas, y a continuación otros consideran conveniente constituir otra plataforma. El objetivo final es el mismo. Compartimos mucho y nos unimos para conseguirlo. Pero en la forma hay una ligera diferenciación, sin incompatibilidad ni fricción. Apafas desde primer momento se centra en responsabilidades penales, la plataforma se encauza más en exigir responsabilidades políticas. Pero la plataforma está con los fines de Apafas y Apafas está con los fines de esa plataforma. Todos queremos conocer la verdad y responsabilidades en su amplitud, penales o políticas.

¿Se sienten abandonados por los políticos?
Parece que los intereses económicos están por encima de los muertos, heridos y familiares La verdad es que las víctimas nos sentimos abandonadas y engañadas por parte de los políticos, ya que aún hay muchas preguntas por resolver y parece que los intereses económicos están por encima de los muertos, heridos y familiares. A nosotros en general se nos promete transparencia y colaboración. Pues hasta ahora solamente estamos viendo evasivas y ocultismo.

¿Cuáles son sus reivindicaciones pendientes?
Son las mismas que al principio, conocer a través de las investigaciones toda la verdad de porqué ocurre el accidente, que se depuren responsabilidades y que se tomen las medidas para que no se repita. Hasta ahora, solo se han centrado en el maquinista y no se han tomado todas las medidas de seguridad necesarias. Me sigo montando en el tren y las maletas no están ancladas a ningún soporte.

¿Considera inseguro el transporte ferroviario?
Yo considero que es seguro. Esto ha sido un accidente. Creo que se han ido tomando medidas de seguridad, aunque queden algunas pendientes, pero no vamos a perder la confianza en la seguridad del transporte ferroviario. La irritación y el dolor que tenemos es el saber que íbamos sin las medidas de seguridad bien puestas en el tren y que el accidente se podría haber evitado.

¿Cómo?
Primero si el maquinista hubiera actuado como las 72 veces que tomó la curva y si el correspondiente sistema de control de la velocidad lo hubiera frenado. Las 200 personas que íbamos en ese tren no compramos un billete para quedar a disposición de un conductor, no queremos correr ese riesgo, queremos que nos lleve indemnes a destino, no que nos deje tirados en la vía.

¿Qué le diría al maquinista Francisco Garzón si lo viera?
Íbamos sin las medidas de seguridad bien puestas en el tren. El accidente se podría haber evitado Hombre, pues una buena pregunta. ¿En qué iba pensando? ¿Qué pretendía? Y si acreditaba una alta pericia y experiencia como se le pudo ir de la mano que en ese momento. ¿Qué iría pensando? Porque el despiste de la llamada que recibió no es suficiente. Tengo otra teoría, él sabía que el tren iba tarde e iba forzando la máquina. Tanto la forzó que la llamada le hizo perder esos segundos de gloria que fueron de muerte para algunos.

¿Y qué le diría a la ministra de Fomento, Ana Pastor?
Con ella he tenido algunas reuniones. Me consta que ella siente el sufrimiento y el dolor nuestro. Nos prometió transparencia y colaboración y no quiero perder la confianza.

Dice otra representante de las víctimas, esta vez del 11-M, que España no aprende de sus catástrofes... ¿Lo comparte?
Hombre pues sí hay un nexo común y es que todas estas tragedias acaban sin responsabilidad, sin culpables. Once años después cierran el caso del Prestige sin culpables. Como el caso del metro de valencia, Alcalá 20, el Yakolev, todos con muchas víctimas y sin responsabilidades. Nos puede ocurrir lo mismo.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.