AVE
Dos trenes AVE en la estación de Santa Justa, en Sevilla. GTRES

Renfe ha estrenado este lunes los primeros trenes con vagones silenciosos en la línea de AVE Madrid-Sevilla, un servicio que a partir del 13 de julio se extenderá a los trayectos a Barcelona, Alicante y Málaga. En estos vagones no podrán viajar menores de 14 años ni se podrá hablar por teléfono móvil.

Los coches en silencio del AVE cuentan con una iluminación tenue y no tienen megafonía, y sus pasajeros deben hablar en un tono bajo y "no establecer conversaciones duraderas". Con el AVE silencioso, Renfe pretende ofrecer una nueva forma de viajar, que asegura es cada vez más demandada por viajeros que buscan aprovechar el tiempo de sus trayectos en tren para descansar o trabajar.

La iniciativa se enmarca en la nueva estrategia comercial que el operador ferroviario público está desplegando en sus servicios de AVE y Larga Distancia con el fin de atraer más viajeros al tren, por la que el pasado año bajó un 11% el precio de todos los billetes y además articuló una serie de promociones y descuentos.

Los billetes para viajar en silencio se pueden adquirir a través de la web de Renfe, en la 'app' Renfe Ticket y en agencias de viajes, al mismo precio que una plaza tradicional en clase turista. Están identificados con el símbolo de un altavoz tachado y su compra implica que el viajero se compromete a respetar el descanso del resto de pasajeros del vagón.

En concreto, el vagón silencioso del AVE, con "el fin de garantizar la calidad del servicio" además de no permitir viajar a menores de 14 años tampoco comercializa billetes de las distintas tarifas habilitadas para viajar en grupo, ni para transportar mascotas.

En cuanto a las condiciones del viaje, en estos coches no se pueden mantener conversaciones por teléfono móvil y requieren usar auriculares para escuchar dispositivos de audio o video "siempre a un volumen que no moleste al resto del pasaje". El coche en silencio sólo emite los mensajes por megafonía "imprescindibles por razones de servicio" y "siempre que sea posible" tiene una intensidad de iluminación rebajada.

Según la operadora, los pasajeros de estos vagones "deben respetar el silencio", por lo que tienen que "hablar en un tono bajo y no establecer conversaciones duraderas". Además, estos coches no cuentan con servicio de 'bar móvil' ni de restauración en la plaza.