Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha pedido al Gobierno que actúe contra la Generalitat de Cataluña por imponer el catalán en el desempeño de sus funciones laborales a los trabajadores públicos de la administración catalana.

En concreto, la líder de la formación magenta, Rosa Díez, ha dirigido una pregunta escrita al Ejecutivo en el Congreso para saber si tiene previsto tomar alguna medida después de que la Consejería de Salud catalana haya emitido una circular prohibiendo el uso del castellano entre los trabajadores del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), en concreto, entre las ambulancias y los centros de coordinación.

En su iniciativa, a la que ha tenido acceso Europa Press, Díez reproduce íntegramente esa circular en la que la consejería recuerda a los empleados "que el catalán es el único idioma autorizado por SEM para la comunicación diaria con la unidades, tanto por emisora como por teléfono", y que esta lengua es "de obligado conocimiento y uso para todo los gestores".

Además de esta imposición del catalán, UPyD denuncia que se está sometiendo a los trabajadores de estos servicios a "escuchas selectivas" y que éstas se utilizan como mecanismos de evaluación sobre la calidad en la prestación del servicio. En este punto, señala que algunos trabajadores han denunciado que los que no han utilizado solo en catalán en el desempeño de sus funciones se les ha rebajado la nota.

Tras recordar que estas actuaciones de la administración catalana contravendrían derechos fundamentales de los trabajadores, menciona sendas sentencia del Tribunal Constitucional en las que se asegura que "no existe un deber constitucional de conocimiento de la lengua oficial" y que los poderes públicos "deben garantizar el derecho de todos a no ser discriminados por el uso de una de las lenguas oficiales en la comunidad autónoma".