La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, ha pedido que del próximo congreso federal "salgamos unidos, fuertes y con un PSOE reconocible". Asimismo, ha asegurado que los socialistas "no miramos a Venezuela ni a Bolivia. No es el referente".

Díaz, que ha inaugurado en Málaga el comité regional de Juventudes Socialistas de Andalucía (JSA), ha señalado que si el partido está en la oposición en España "es porque hemos cometido errores y habrá que hacer autocrítica", considerando que "reconociendo errores se podrá reconstruir". En este sentido, ha dicho que tras las elecciones europeas, el PSOE "ha tomado nota".

Así, ha considerado que del congreso debe salir un partido unido "porque tenemos la experiencia de Andalucía y cuando el PSOE sale unido es un plus, porque la gente entiende que no nos estamos distrayendo entre nosotros sino que todas las energías están en lo que está pasando en la calle".

Además, ha asegurado que se necesita un partido "fuerte", apuntando que "los únicos que podemos combatir a la derecha somos los socialistas y si se empeñan en derrotar al PSOE, abren la puerta a la derecha para que sigan gobernando más años y creando más sufrimiento a los ciudadanos".

En cuanto a un PSOE reconocible, ha apostado por reivindicar sus valores y por que el partido "no tenga complejos, que no pretenda copiar programas electorales, somos un partido reformista, que queremos cambiarle la vida a las personas, que queremos la igualdad de oportunidades y queremos ese país donde los ciudadanos quieran pertenecer".

Díaz ha destacado que los socialistas "hemos hecho mucho y siempre hemos estado ahí para luchar contra las desigualdades". Así, ha instado a que "nadie nos quite nuestro orgullo y nuestro sello" y a que "nadie nos puede hacer creer que la democracia o los logros de este país han empezado cuando alguno salió en televisión". "A ver si la lucha por los que están abajo ha empezado cuando alguno les ha dado por levantar la voz", ha espetado, recordando que "hay gente que lo ha dado todo, hasta la vida, por una democracia y derechos sociales".

Así, ha insistido en pedir "que nadie ataque gratuitamente al PSOE, porque es un partido que ha gobernado 22 años en 35 de democracia y que ha transformado el país", al tiempo que ha resaltado que "todos los logros conseguidos", como el Estado del Bienestar "que algunos critican", la educación pública "que nos hace iguales", la sanidad "universal" o la dependencia, "llevan el sello socialista". "Nadie nos puede acomplejar, hemos hecho mucho. Tenemos una hoja de servicio que podemos mostrar en España", ha aseverado.

Respeto y modelo

Díaz ha dicho "respetar" a las fuerzas políticas que surgieron el pasado 25 de mayo de las elecciones europeas, "porque a algunos los votaron 1,2 millones de ciudadanos y tiene todo el respeto ese voto". "Pero, el mismo respeto pido para los millones de votantes socialistas del 25 de mayo y de antes", ha indicado, apuntando que "no se puede pedir respeto para uno si no lo practica con los demás".

Ha mostrado su "alegría" con que el voto del "desencanto y del descontento ciudadano" se haya ido a otra fuerza política, "y no se haya ido a la extrema derecha como en Francia". Ha recordado que "nosotros somos socialistas, con lo que supone ser socialista", destacando que "nuestro proyecto en Europa es un proyecto que compartimos con dirigentes como Mateo Renzi, como Schultz o como Bachelet o como Lula".

"Nosotros miramos a Dinamarca, a Suecia, a países que tienen más avance social, crecimiento económico y mantienen al mismo tiempo el Estado del Bienestar. Pero los socialistas no miramos a Venezuela, no miramos a Bolivia. No es el referente de los socialistas", ha asegurado, al tiempo que ha considerado que "sabemos que lo que decimos lo tenemos que cumplir, porque somos partido de gobierno".

En este punto, ha instado a que las propuestas socialistas "tienen que pasar el algodón de la práctica, tienen que ser sensatas, reformistas pero al mismo tiempo se tienen que llevar a cabo", ha expuesto.

Ha dicho que dentro de ese "desasosiego y desencanto" ha habido debates "en los que algunos hablaban de abandonar el euro, no pagar la deuda...". "Eso nos lleva a corralitos como en Argentina en 2001, a inflaciones desproporcionadas como en Venezuela", ha lamentado la socialista.

"Ése no es nuestro modelo", ha aseverado la también presidenta andaluza, recordando que "eso fue lo primero que dijimos en el Gobierno socialista cuando se firmó el acuerdo por Andalucía, que tenemos que cumplir con el objetivo déficit aunque no lo compartiésemos, porque no queremos ni aislamiento internacional ni corralitos ni tampoco no poder hacer frente a lo que los ciudadanos necesitan, que es el mantenimiento del estado del bienestar".

Ha asegurado que la fuerza de los socialistas "es demostrar que otra política es posible" y ha manifestado que "nosotros sí vamos a gobernar, y deseamos gobernar cuanto antes, porque España no se puede merecer mucho más tiempo esta hoja de ruta errónea".

Consulta aquí más noticias de Málaga.