Sucursal bancaria
Clientes siendo atendidos en una sucursal bancaria. ARCHIVO

La crisis financiera en España ha traído un ajuste sin precedentes en la red de sucursales de las entidades, y así sólo en 2013 los bancos que operan en España echaron el cierre a cerca del 5,5% de sus oficinas, 816, con lo que redujeron la cifra total a 14.063, el nivel más bajo desde 1980.

La mayoría de los empleados trabajaba en bancos en España y para bancos españolesEste ajuste en la red estuvo acompañado de un recorte de la plantilla menos acusado, del 2,65%, pero que en cifras absolutas se traduce en la pérdida de casi 3.000 empleos —2.969— hasta 109.023 personas a cierre de 2013.

Así consta en los datos publicados en el Anuario Estadístico de la Banca en España, elaborado por la Asociación Española de Banca (AEB) correspondiente al año pasado y que muestra los efectos de la reestructuración financiera que se ha llevado a cabo en España.

Del número de oficinas que había en España en 2013 (14.063), 13.867 pertenecían a los bancos españoles; 185 a sucursales de bancos europeos y otras 11 a oficinas de bancos extracomunitarios.

Más empleados en bancos españoles

De los 88 bancos nacionales que había en España en el año 2000, en 2013 solo quedaban 57, mientras que los extranjeros se han elevado de 51 a 86.

En cuanto a los empleados, de las 109.023 personas que trabajaban para los bancos, el grueso, 106.969, lo hacían en España; y las 2.054 restantes, en el extranjero.

Además, del total, la mayor parte, 102.531, eran empleados de los bancos españoles; 6.127, de sucursales de banco europeos; y los menos, 365, de sucursales de crédito extranjeras extracomunitarias.