El Gobierno de Cantabria ha aprobado una inversión de 5,7 millones de euros para la puesta en marcha de 38 proyectos integrados de empleo con intermediación laboral durante este año 2014 y 2015, que formarán a, como mínimo, 4.560 desempleados de la Comunidad Autónoma.

Los proyectos tienen como objetivo el desarrollo de planes integrales de empleo a través de acciones diferentes que mejoren la empleabilidad de los participantes, les active laboralmente y les proporcione competencias trasversales que aumenten sus posibilidades de inserción laboral.

Para el presidente regional, Ignacio Diego, realizar estas actividades supone "facilitar a las personas desempleadas un mejor posicionamiento ante la búsqueda de empleo" e implicar a las entidades locales e instituciones sin ánimo de lucro en la gestión de las políticas de empleo.

El "objetivo último" es "la consecución de un empleo", bien sea por cuenta ajena o a través de la creación de su propia empresa o formando parte de una cooperativa o sociedad laboral, ha dicho el presidente en un comunicado.

Las organizaciones beneficiarias recibirán 150.000 euros divididos entre 2014 y 2015, en dos anualidades iguales de 75.000 euros. En concreto, los proyectos los desarrollarán 10 ayuntamientos, dos mancomunidades y Santurbán, entidad dependiente del Ayuntamiento de Santander, que realizará tres.

Además, se financiarán cuatro proyectos a través del Plan Extraordinario de Empleo y Desarrollo para Torrelavega y la comarca del Besaya, que desarrollarán los ayuntamientos de Alfoz de Lloredo, Los Corrales de Buelna y Torrelavega, correspondientes al ámbito territorial de la Oficina de Empleo de Torrelavega.

Por otro lado, el Gobierno de Cantabria financiará 18 proyectos que desarrollan entidades sin ánimo de lucro de la Comunidad Autónoma, entre los que están cuatro organizaciones de la Comarca del Besaya.

Ignacio Diego ha destacado que estos proyectos buscan "mejorar la eficiencia y la colaboración" entre los tres instrumentos de las políticas de empleo: intermediación laboral, políticas activas de empleo y la coordinación entre estas últimas y la protección económica frente al desempleo.

En este último aspecto, se persigue, como ha explicado el presidente, "tratar de reducir la duración de la situación de desempleo", por lo que se tienen especialmente en cuenta a las personas perceptoras de la prestación contributiva, así como del subsidio de desempleo cuando no se haya cotizado el mínimo para generarlo.

Las acciones buscan mejorar las oportunidades de incorporación al mercado de trabajo de las personas desempleadas que en los últimos 12 meses hayan finalizado sus estudios en el sistema educativo o de formación profesional para el empleo que sean menores de 35 años, perceptores de la prestación contributiva por desempleo o del subsidio por desempleo, excepto beneficiarios de la Renta Activa de Inserción.

En estos proyectos, que han de tener, como mínimo, 120 personas en situación de desempleo, se desarrollan acciones y medidas que combinen información, orientación y asesoramiento profesional, técnicas de coaching, inteligencia emocional, habilidades sociales, técnicas de motivación para la búsqueda de empleo, formación en materias transversales como la prevención de riesgos laborales, las TIC, los idiomas, los sistemas de calidad, la formación en emprendimiento, el autoempleo y creación de empresas, conocimiento del mercado como sectores en crisis, favorables y emergentes, temporalidad o las prácticas no laborales en empresas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.