El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, ha participado este domingo en Chipiona (Cádiz) en un homenaje al exconcejal Antonio Caro Pimentel 'Carito', quien ejerció su cargo desde 1983 hasta 1995 y a quien Valderas se refiere como "un ejemplo de entrega y honestidad".

El Salón de Plenos del Ayuntamiento chipionero ha acogido el acto central y, posteriormente, se ha rotulado con el nombre del homenajeado una plaza del municipio.

El Pleno del Ayuntamiento de Chipiona aprobó este viernes por unanimidad una moción del Grupo Municipal de Izquierda Unida de reconocimiento personal y político al concejal Antonio Caro Pimentel.

La exposición de motivos de la proposición refleja la trayectoria vital de quien fuera concejal de IU desde 1983 hasta 1995. En el plano personal, Antonio Caro fue una persona de origen humilde, de formación autodidacta, que aprendió de su padre a buscarse la vida en innumerables oficios desde la niñez y acabó como gerente de una empresa constructora, teniendo "siempre muy claro que la fuerza del trabajo recae en las personas".

Este pensamiento "le marcó profundamente hasta convencerle de que la lucha de la clase trabajadora era el medio de alcanzar mejoras sociales", destaca la moción.

A mediados de los años 70 participó activamente en el nacimiento del movimiento sindical en Chipiona. Su labor en la huelga de la construcción de 1975 o la agrícola de 1980 le granjeó no pocos problemas personales como detenciones, multas o amenazas, hasta el punto de no poder trabajar en su tierra.

Formando parte de la lista del Partido Comunista, accedió a la Corporación como concejal en 1983, viéndose obligado a constantes desplazamientos desde Málaga, a donde tuvo que marcharse a trabajar por su significación política. A la vuelta constituyó su empresa con la idea de que, "en política, para ser libre hay que ganarse la vida en otra cosa".

En su corto periodo dentro del gobierno municipal consiguió la implantación de las urgencias sanitarias de 24 horas, el nacimiento de Florasur o la compensación a los vecinos de Mariño por la urbanización de La Laguna.

De su labor en el seno de la Corporación y en la política local queda el recuerdo de "su proceder coherente y fiel a sus principios" y también de "su talante demócrata, que siempre le llevó al dialogo por encima de las diferencias ideológicas".

Durante el acto, Valderas ha destacado el "hondo valor político y humano" del homenaje a 'Carito', a quien se refiere como "un ejemplo de entrega de militancia comunista y honestidad a prueba de cualquier cuestión". En este sentido, resalta el "orgullo de reflejarnos en él" en unos momentos en los que se habla de "transparencia, calidad democrática y honradez".

Ha aludido al trabajo desempeñado por el homenajeado a lo largo de toda su vida "en defensa de los más débiles" y también a su "ilusión por una sociedad justa". Señala que 'Carito' formó parte de la llamada generación "del compromiso político", que hacía "política cuerpo a cuerpo" y que "empujó la transformación de la sociedad andaluza" con "pasión razonada" y que supo "construir una democracia que estaba por hacer".

Finalmente, ha señalado que "entregas ejemplares" como la de 'Carito' "nos anima a seguir en la misma dirección" y a fomentar la autonomía local y "la participación activa, desde lo local, en la solución de los problemas de la sociedad actual".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.