La empresa vallisoletana 'Two birds one stone' ha ideado un viaje circular para explorar Picos de Europa a través de sus quesos, un producto que condensa todos los valores de esta emblemática zona entre Asturias, Cantabria y Castilla y León, como los naturales, los culinarios y los culturales.

Esta experiencia gastronómica, de cinco días de duración y organizada para la temporada comprendida entre los meses de junio y octubre, busca descubrir a los participantes la cultura gastronómica de los diferentes macizos y valles de Picos de Europa, como los quesos de Peñamellera, Cabrales, Caxigón, Gamoneu, Los Beyos, Valdeón, ahumado de Áliva, Pido, Quesucos de Liébana y Picón Bejes-Tresviso.

A estos quesos de la zona se unen otros productos como el cabrito, la fabada, la cecina, el cocido lebaniego, la ternera Valles del Esla, las verdinas, la miel, los frixuelos, la tarta de queso, el arroz con leche, la sidra o el orujo.

La ruta ideada por 'Two birds one stone' pretende acercar al visitante la actividad pastoril necesaria para la producción de los quesos más característicos de Picos de Europa y "responsable en gran medida" de la biodiversidad, de los paisajes "y de la particular cultura rural asociada al modo de vida en estas montañas", según ha explicado a Europa Press Juan Treviño, uno de los promotores de la empresa.

Treviño se ha mostrado convencido a este respecto de que esta experiencia facilita "una aproximación verdadera e íntima" a los "valores esenciales y más característicos" de los Picos de Europa, mientras se disfruta de la variedad de sus quesos. "Los Picos de Europa y su entorno no existirían tal como han llegado a nuestros días si en ellos no se hubiesen elaborado secularmente los quesos que caracterizan cada uno de sus valles", ha aseverado.

En concreto, el primer día de la ruta ecoturística va 'del picón al cabrales' en un recorrido por las zonas de producción del afamado queso azul —desde el cabrales de Asturias a su equivalente cántabro, el Picón Bejes-Tresviso— que incluye también el contexto geográfico, natural y cultural en el que se elaboran con parada para observar el Naranjo de Bulnes.

En esta jornada se propone participar en una actividad interpretativa de la cultura rural cabraliega para finalizar con una espicha en un llagar.

El segundo día está dedicado a explorar 'la leyenda del gamonéu', un queso característico de los Lagos de Covadonga, un paisaje en el que se sitúan las pocas explotaciones que mantienen su actividad entre las cumbres. 'Two birds one stone' apuesta por conocer las iniciativas destinadas a conservar la existencia de esta variedad ahumada que vio nacer al Parque Nacional y comprobar junto a un elaborador de Gamonéu del valle "que las cualidades de esta variedad son también extraordinarias".

La siguiente parada de la ruta gira en torno al 'queso de los beyos', incluido entre los más representativos de la cuenca alta del Río Sella, en los concejos de Ponga, Amieva y Oseja de Sajambre. Para ello, se recorrerán pequeños valles en torno al Desfiladero de Los Beyos donde se podrán visitar fábricas artesanales de este compacto queso y disfrutar de las vistas del macizo del Cornión.

Este viaje circular por Picos de Europa tiene la siguiente cita con 'el azul de Valdeón', a las puertas de la Garganta Divina, por donde discurre la Ruta del Cares, en el valle leonés de Valdeón. Allí se propone comprender las relaciones establecidas entre el proceso de producción de este queso azul y los elementos del medio con los que coexiste, unas cimas altas y escarpadas.

El punto y final a este recorrido tiene la vista puesta en los 'quesos de Liébana', "uno de los valores más destacados de la comarca natural lebaniega" que produce en sus diferentes recovecos una diversidad de quesos de cabra, de vaca, de oveja, mezcla, ahumados o azules.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.