El presidente de Cruz Roja de Pamplona, Mikel Martínez, encargado de lanzar el chupinazo de los Sanfermines 2014, ha manifestado que ha sido "una pasada" y "una gozada" dar inicio a las fiestas, "ver a la gente ilusionada y disfrutando".

Segundos después de lanzar el cohete anunciador de los Sanfermines, Martínez ha indicado, en declaraciones a los medios de comunicación, que no se imaginaba que "nunca" pudiera tener esta oportunidad. "Yo soy pamplonés, soy de aquí y para mi esto es una pasada", ha afirmado, para añadir que "yo he estado ahí abajo y he visto lo que hacían arriba" en el Ayuntamiento y "no me imaginaba que yo nunca podría estar aquí arriba, para mi es una gozada".

Martínez ha dicho que la perspectiva desde el balcón donde se lanza el chupinazo es "una pasada, no se puede describir". "La primera vez que he gritado pamplonesas y la gente ha respondido... y la segunda que he gritado pamploneses y todo el mundo se ha lanzado, es un subidón", ha explicado.

El presidente de Cruz Roja de Pamplona ha añadido que, antes de salir al balcón, se ha acordado de su padre, de su familia, "de la gente que ha estado alrededor mía, de mis voluntarios de Cruz Roja que están ahora abajo, en todos".

Preguntado si ésta es la experiencia con más adrenalina para un pamplonés, Martínez ha señalado que "puede ser". "Yo tengo una vida un poco arriesgada en cuanto a actividades deportivas, pero ésta es una de ellas sí, la compararía con el nacimiento de mis hijos, que fue un momento muy importante para mí", ha expuesto.

Sobre fórmula utilizada para dar comienzo a las fiestas, Mikel Martínez ha señalado que "le pregunté a un amigo mío cómo sería más bonito y elegante y me dijo que la que hemos utilizado; si le ha gustado a la gente es lo que interesaba".

Consulta aquí más noticias de Navarra.