Agentes de la Policía Nacional han detenido en Zaragoza, en el marco de la Operación Inca, a cuatro personas, tres de nacionalidad peruana y una española, por un delito de favorecimiento de la inmigración ilegal y otro contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, ha informado la Jefatura Superior de Aragón.

Según las investigaciones policiales, los detenidos habrían estado facilitando desde el año 2007 la entrada de ciudadanos peruanos en nuestro país de manera ilegal, aportando un contrato de trabajo como empleados de hogar, cuando realmente no había intención de contratarlos, es decir, eran contratos falsos o ficticios, percibiendo por ello cantidades de dinero próximas a los 6.000 euros, por cada una de las solicitudes de residencia y trabajo que han tramitado.

Los detenidos habrían estado realizando la conducta descrita con evidente ánimo de lucro, abusando de la situación de vulnerabilidad de las víctimas, ciudadanos extranjeros cuyo mayor anhelo es venir a Europa, en este caso España, llegando incluso a hipotecar sus bienes y solicitar préstamos, dado que carecen de medios de vida suficientes, viéndose abocados a emigrar para mejorar su calidad de vida.

Las ofertas de empleo fraudulentas eran utilizadas para poder obtener el visado de trabajo que les permitía obtener a su vez el permiso con el que venir y residir en nuestro país, a cambio de una cantidad de dinero que va mucho más allá de los gastos que generan las tasas e impuestos que han de abonarse a la Administración, obteniendo con ello un importante beneficio económico.

Una vez captada la víctima y tras efectuar ésta el pago acordado, los investigados se encargarían de la presentación de la solicitud ante la Oficina de Extranjeros correspondiente, realizando una cada año, para no levantar sospechas y aportando la justificación económica necesaria que pudiera permitir la contratación de una persona como empleada de hogar.

15 VÍCTIMAS

Hasta el momento han sido detectadas 15 víctimas que consiguieron llegar a España, y posteriormente regularizar su situación, aunque el número de ofertas de trabajo presentadas es mayor, por lo que se deduce que varios de los solicitantes no consiguieron reunir la cantidad de dinero requerida.

La investigación ha sido desarrollada por efectivos adscritos a los Grupos de Investigación de la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedades (UCRIF), de la Brigada Regional de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Aragón.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.