Los dos jóvenes detenidos en Dos Hermanas (Sevilla) tras la muerte de un indigente al que supuestamente habrían ofrecido dinero a cambio de que se quemara la barba para grabarlo en vídeo y luego colgarlo en Internet se han opuesto a la petición para que ingresen en prisión planteada por la Fiscalía porque "no existe no ya prueba, sino ni siquiera indicio, de que lo manifestado por los familiares de la víctima sea cierto en lo relativo a que lo quemasen y que fuesen los imputados los autores de las quemaduras".

En un escrito elevado a la juez de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Dos Hermanas, al que ha tenido acceso Europa Press, el abogado de los dos imputados, que se encuentran en libertad con cargos por un delito de lesiones dolosas, se opone de este modo al recurso presentado por la Fiscalía en el que pide el ingreso en prisión de ambos.

El abogado de los imputados rechaza la existencia de riesgo de fuga, ya que ambos poseen domicilio fijo y estable y arraigo familiar en Dos Hermanas, aunque dice que en caso de considerarse que dicho riesgo concurre, el mismo "puede conjurarse fácilmente mediante el decreto de otras medidas cautelares menos graves que la prisión preventiva".

Según el letrado, en este caso tampoco existe riesgo de ocultación, alteración o destrucción de las fuentes de prueba, pues "tras las diligencias de entrada y registro, todas las pruebas de cargo se encuentran ya a disposición judicial", por lo que "no existe posibilidad de alterar el cuadro probatorio".

Además, y "frente a las acusaciones vertidas contra mis representados por los familiares del fallecido, fruto de la tragedia familiar padecida y de los devastadores efectos psicológicos de la misma sobre aquéllos, se alzan las pruebas de carácter científico y objetivo y las testificales de quienes no son familiares del fallecido", argumenta el abogado.

De este modo, subraya las acusaciones "inconexas, incoherentes y contradictorias" realizadas por los familiares de la víctima, refiriéndose en este sentido al testimonio prestado ante la Policía por la novia del finado, quien aseguró que éste "volvió con el torso desnudo y presentando quemaduras de entidad en la totalidad del cuerpo: cabeza, cara, torso, piernas e incluso en sus partes íntimas", que le contó quien se lo había hecho y que la víctima murió en el Hospital Virgen del Rocío a consecuencia de las quemaduras.

HEPATITIS C, VIH...

Otra testigo aseguró que vio un vídeo de un hombre de complexión normal ardiendo de noche junto a un coche oscuro y al lado de un contenedor y que el hombre "estaba preso de las llamas envuelto en una bola de fuego de cintura para arriba", mientras que una hija de la víctima aseguró a la Policía que "vio en un vídeo a su padre, junto a un contenedor, pasto de las llamas".

Frente a ello, el Virgen del Rocío emitió un informe en el que señala que la superficie corporal quemada es del seis por ciento y que la víctima relató que "se inició el fuego mientras preparaba café —le ardió la barba—", destacando la preexistencia de otras enfermedades graves como el VIH y hepatitis C "de muchos años de evolución y sin tratamiento".

Según el abogado, estos informes "científicos y objetivos permiten apreciar cómo se destaca el aspecto caquético —mal estado, extrema debilidad y delgadez—, que resulta incompatible con que sea la misma persona que se quemaba" a la que se refiere la testigo como vista en el vídeo, "pues esta era de complexión normal".

Además, este informe "permite afirmar que la versión de la novia del fallecido acerca de la extensión de las quemaduras no se ajusta mínimamente a la verdad", a lo que se suma que "los médicos consideran coherente la versión de que se quemó por llama en su casa al hacer el café por ser compatible con la ubicación y entidad de las quemaduras".

El fallecimiento "no tiene nada que ver" con las quemaduras

"Todo ello permite concluir tanto que el fallecimiento no tiene nada que ver con las quemaduras, pues existían activas graves enfermedades —sida, hepatisis C, sífilis— y la infección pulmonar que le produjo la muerte era anterior al propio ingreso hospitalario", dice la defensa, que también se refiere a la llamada de un vecino al 112 reclamando ayuda porque una persona "se había quemado" y que las quemaduras se habían producido en un accidente doméstico.

Se trata de "información de primera mano y a escasos segundos de haberse producido las quemaduras", añade el abogado, que detalla que en el material intervenido en los registros "no se ha encontrado ni detectado que hubiese ninguna grabación de nadie ardiendo", por todo lo cual se opone al ingreso en prisión de sus clientes pedido por la Fiscalía.

La juez los dejó en libertad al entender que no hay "nexo causal" entre estos supuestos hechos y la causa final del fallecimiento, que no fueron las quemaduras sino las diversas enfermedades que padecía la víctima.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.