Melilla
Decenas de inmigrantes intentan saltar la valla de Melilla. EFE

La Guardia Civil y las fuerzas de seguridad marroquíes han evitado este sábado por la noche un nuevo intento de entrada a Melilla, el tercero en menos de una semana, en el que unos 400 inmigrantes subsaharianos han tratado de burlar la vigilancia fronteriza aprovechando la ruptura del ayuno en el mes de Ramadán.

Fuentes policiales han informado de que el intento frustrado se ha producido en torno a las 21.45 horas, cuando 400 subsaharianos se han aproximado a la carrera al perímetro fronterizo de Melilla, en la zona del paso de Barrio Chino, el mismo punto donde se han producido las últimas tentativas de entrada.

Algunos de los inmigrantes sí pudieron evitar a las autoridades marroquíes

Algunos de los inmigrantes han llegado al paso fronterizo, aunque las fuerzas auxiliares marroquíes se han encargado de disolverlos, han indicado las mismas fuentes.

Al parecer, la intención de los inmigrantes era pasar a Melilla a la carrera por el paso fronterizo de Barrio Chino en lugar de saltar el perímetro, que está reforzado desde hace varias semanas con la instalación de la malla antitrepa, que aminora el tamaño de los agujeros de la valla para evitar que nadie pueda escalarlas con los dedos de las manos y los pies.

Los inmigrantes han aprovechado la hora de la ruptura del ayuno para los fieles musulmanes que celebran el mes sagrado de Ramadán, que no ingieren ningún alimentos ni bebidas desde que sale el sol hasta que se pone.

Supuesta merma del despliegue

No es la primera vez que los intentos de entrada coinciden con momentos puntuales como el desayuno y la ruptura del ayuno, ya que los inmigrantes consideran que puede haber más probabilidades de éxito ante una hipotética merma del despliegue de seguridad en la zona marroquí.

Testigos presenciales han visto desde la parte de Melilla cómo las fuerzas auxiliares marroquíes han impedido que los inmigrantes vulneraran la frontera con un fuerte despliegue de vehículos policiales, mientras que en el lado español también se ha activado un férreo dispositivo de agentes de la Comandancia de la Guardia Civil y el Grupo de Reserva y Seguridad (GRS).

Ninguno de los inmigrantes que lo ha intentado ha logrado entrar, según han informado fuentes policiales. El último intento tuvo lugar el martes, 1 de julio, cuando un centenar de subsaharianos se aproximaron a la valla en la zona del paso de Barrio Chino y una veintena logró superar el dispositivo.

Consulta aquí más noticias de Melilla.