Domingo de calles desiertas y vecinos con maletas repletas

Cinco manzanas precintadas. El barrio del Carmel parecía ayer, por cuarto día consecutivo, una zona en estado de excepción.
 En los bares, a pie de calle, en el interior de las casas y también en los hoteles donde viven los desalojados, los rumores corrían de boca en boca.

Las imágenes que se podían ver no dejaban de recordar que
 He vingut a agafar roba. Al principi eren 36 hores, després dos dies... i ja en fa quatre»

ana belén

Veïna afectada
el pasado jueves un edificio desapareció a 33 metros bajo tierra. A un lado del precinto policial se apiñaban decenas de curiosos, mientras que, del otro lado, los vecinos afectados caminaban por calles desiertas cargados con bolsas y maletas.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento