General Motors
Imagen de archivo de la consejera delegada de General Motors Mary Barra. GTRES ONLINE

El consorcio automovilístico estadounidense General Motors presentó el pasado, lunes, 30 de junio el programa de compensaciones para las víctimas y los afectados por la llamada a revisión que puso en marcha con motivo de un defecto en el sistema de ignición de varios de sus vehículos. Este documento contempla indemnizaciones de al menos un millón de dólares (735.294 euros al cambio actual) por cada víctima mortal (13 reconocidas por la compañía) provocada por este problema.

El administrador de este programa de compensación, Kenneth Feinberg, explicó que el objetivo de este herramienta es indemnizar de una forma "rápida" a las víctimas fallecidas o físicamente damnificadas por dicho defecto en el interruptor de encendido de algunos de sus modelos.

El plan con se limita a un presupuesto, ya que no tendrá tope máximo"Trabajaremos estrechamente con todas las personas individuales que reclamen y sus abogados para evaluar las reclamaciones individuales y llegar a una decisión al respecto tan pronto sea posible", añadió.

En este sentido, afirmó que este programa tiene influencia de las sugerencias de los abogados que representan a las víctimas, así como de grupos de interés y de la propia empresa y aseguró que también se basa en otros programas de indemnización anteriores como el de las víctimas del 11-S.

Características

Este plan contempla diferentes tipos de compensación y no se limita a un presupuesto máximo, ya que no tendrá tope. General Motors recordó que acogerse a este programa tiene carácter voluntario, pero subrayó que si el afectado está de acuerdo con la indemnización, se compromete a renunciar a sus derechos de litigar contra la empresa.

Así, la empresa propone el pago de un millón de dólares por cada víctima mortal, así como 300.000 dólares (220.558 euros) al cónyuge superviviente y la misma cantidad por cada una de las personas dependientes del fallecido.

Asimismo, este programa no analizará ni evaluará la culpa concurrente al conductor del vehículo, en casos particulares como conducir ebrio o exceso de velocidad. Los demandantes, para entrar en el plan, tendrán que demostrar que el defecto del interruptor de encendido de uno de los vehículos afectados por la campaña fue la "causa directa" de la muerte o del daño físico en dicho accidente.