Pablo Iglesias ha pronunciado este martes su primer discurso en el Parlamento Europeo y no ha pasado desapercibido. El líder de Podemos, candidato de la Izquierda Unitaria a presidir la Eurocámara, ha sobrepasado los cinco minutos establecidos y se ha llevado una reprimenda por no obedecer las normas. Iglesias seguía leyendo sus reivindicaciones al mismo tiempo que el presidente en funciones, el socialdemócrata italiano Giovanni Pittella, le pedía que parase "por educación".

Iglesias se ha estrenado así en el Parlamento Europeo durante la sesión constitutiva de la octava legislatura, en la que los eurodiputados han reelegido por amplia mayoría al socialdemócrata Martin Schulz como presidente. El alemán ha logrado 409 votos del total de los 723 europarlamentarios que han participado en votación. Reelegido con los apoyos de socialdemócratas (S&D), populares (PPE) y liberales (ALDE) europeos, es el primer presidente de la historia de la Eurocámara que repite en el cargo.

Antes de la votación, el candidato de la Izquierda Unitaria había leído acelerado un discurso en el que volvió a cargar contra "las élites que están en el Europarlamento, que no escuchan la soberanía de los ciudadanos" y volvió a reclamar un papel importante de los países del sur de Europa. Iglesias les pidió precisamente a sus colegas "del sur y el este" de la UE el voto para convertirse en el próximo presidente de la institución. 

Iglesias asegura que Europa vive "un secuestro de la democracia"En su exposición, el eurodiputado español solicitó también a sus compañeros de los países a los que se han aplicado mayores políticas de austeridad que "se comprometan con el bienestar de los pueblos" para poder "mirar a la cara a los ciudadanos".

El líder de Podemos señaló que Europa vive "un secuestro de la democracia" en manos de "las élites financieras" y que los países del sur y del este de Europa viven como "protectorados" de las mismas. También reclamó a los demás eurodiputados que actúen con responsabilidad política y no consideren su escaño europeo como "un premio de consolación" o "una jubilación dorada".

Consenso y cooperación "más que nunca"

El candidato de los socialdemócratas europeos, por su parte, ha señalado durante su discurso que su intención es convertir el hemiciclo en "un verdadero lugar de debate público". Schulz ha hecho mención a los resultados electorales y ha recordado que, dado que "nadie tiene mayoría absoluta", será necesario que los partidos "consensuen y cooperen más que nunca".

Schulz afirma que quiere convertir el hemiciclo en un "verdadero lugar de debate"El político alemán ha destacado el papel prominente que ha ganado la Eurocámara desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, en 2009. Ha apuntado que, además de contar con poderes de codecisión, ha conseguido marcar el tempo de la elección de la presidencia de la CE.

El ya presidente del PE ha fracasado en su intento de convertirse en presidente de la Comisión Europea por la victoria del PP en las elecciones del 25 de mayo. Su elección al frente del Europarlamento ha sido posible porque forma parte de un acuerdo entre populares, socialistas y liberales para garantizar una "mayoría estable" proeuropea en la próxima legislatura y frenar el auge de los euroescépticos.

A cambio, socialistas y liberales respaldarán al ex primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, como presidente de la Comisión. La candidatura de Juncker se votará en el pleno del 16 de julio.

Ramón Luis Valcárcel, vicepresidente

Además de Schulz e Iglesias se han presentado como candidatos a presidir el Parlamento el británico Sajjad Karim, de los Conservadores y Reformistas Europeos —el grupo de los tories—, y la austríaca Ulrike Lunachek por Los Verdes.

Tras la elección del presidente, los eurodiputados votaron a los 14 vicepresidentes y a los cinco cuestores. Entre los que tiene garantizada la elección como vicepresidente se encuentra el eurodiputado del PP, Ramón Luis Varcárcel.

Marine Le Pen no ha logrado reunir a un número suficiente de partidos para formar un nuevo grupo de extrema derechaEn la agenda del primer pleno de la legislatura figura también un debate sobre los resultados de la cumbre de la semana pasada en presencia del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que tendrá lugar el miércoles por la mañana. Por la tarde, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, comparecerá ante el pleno para presentar las prioridades de la presidencia semestral de la UE, que Roma asume desde el 1 de julio. La constitución de la Eurocámara continuará durante la semana del 7 de julio con la formación de las comisiones parlamentarias.

Pese al avance de las fuerzas antiUE y de ultraderecha en los pasados comicios, finalmente la presidenta del Frente Nacional, Marine Le Pen, no ha logrado reunir a un número suficiente de partidos para formar un nuevo grupo de extrema derecha en la Eurocámara, tal y como pretendía. Ello significa que perderá financiación y contará con menos tiempo de palabra en comisiones y plenos y con menos influencia en el reparto de cargos.

En el nuevo Parlamento habrá siete grupos políticos, los mismos que en la anterior legislatura. El que más se beneficia del auge del euroescepticismo es el de los Conservadores y Reformistas Europeos, que suma 70 escaños y supera a los liberales como tercera fuerza política. Por su parte, el líder del Partido por la Independencia de Reino Unido, Nigel Farage, conserva su grupo Europa de la Libertad y de la Democracia con 48 escaños gracias a la alianza con el Movimiento 5 estrellas de Beppe Grillo.

Españoles en el Europarlamento

Entre los eurodiputados españoles, la convivencia más difícil está en los liberales de ALDE, que han aceptado la entrada de UPyD y Ciudadanos pese al voto en contra de Convergència y el PNV, que ya militaban en este grupo. Compromís, Iniciativa y Esquerra se han sumado al grupo de Los Verdes/Alianza Libre Europea, mientras que Podemos, Izquierda Unida y Bildu están en Izquierda Unitaria.

De los 54 eurodiputados españoles, 22 son mujeres y 32 hombres, lo que supone un 40,7% de presencia femenina, un porcentaje superior al del Parlamento saliente (38,9% de mujeres entre los diputados españoles). Además, 22 repiten mandato y 32 son nuevos. El porcentaje de reelegidos es, por tanto, del 40,74%, inferior a la media del Parlamento (49,27%).

El eurodiputado más joven entre los españoles es el socialista catalán Javier López Fernández, nacido en 1985, mientras que el de más edad es Carlos Jiménez Villarejo (GUE/NGL), nacido en 1935. El eurodiputado más joven de todo el Parlamento es el danés Anders Primdahl Vistisen (ECR), nacido en 1987 (26 años), y el de más edad es el griego Manolis Glezos (GUE/NGL), nacido en 1922 (91 años). El número de partidos nacionales que conforman la nueva Eurocámara es de 186 (frente a los 165 del Parlamento saliente).