Efectivos de la Policía Nacional han detenido al varón que se encuentra en el Hospital Río Hortega tras haber sufrido heridas en la vivienda en la que se ha hallado el cadáver de otro hombre calcinado en la bañera, de cuya muerte podría ser responsable e incluso se baraja un posible crimen pasional, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

El suceso se ha producido en torno a las 9.28 horas de este lunes cuando una llamada de un vecino alerta de que desde su vivienda de la Calle San Luis se escuchan gritos de auxilio. Una vez en el lugar de los hechos los agentes pudieron comprobar que sale humo poder debajo de la puerta del tercero C.

Cuando lograron acceder al inmueble, ya dentro, encontraron a un varón que presentaba heridas en manos y cara y se encuentra en estado de shock. Así, dada la cantidad de humo existente en el domicilio tuvieron que ser los bomberos quienes avanzaran por la vivienda hasta encontrar un cadáver en la bañera.

Alrededor del mismo se encontraban elementos combustibles como madera y telas por que se activó el protocolo ante muertes violentas y se prestó auxilio al varón herido, que permanece internado bajo custodia policial y en estado grave, en la Unidad de Quemados del Hospital Universitario Río Hortega, según informaron a Europa Press fuentes de Sacyl.

Ahora la Policía Nacional investiga lo sucedido y baraja la posibilidad de que se trate de un crimen pasional ya que tanto el fallecido como la persona herida, que permanece detenido, podrían mantener una relación sentimental, según fuentes de la investigación.

Los vecinos

Una vecina del inmueble ha asegurado a Europa Press que había oído una explosión y que más tarde había visto al hombre que ha sido evacuado al hospital sentado en la calle y ensangrentado. Además, también ha apuntado que las escaleras del edificio de la calle San Luis estaban llenas de sangre.

Otro vecino del edificio, Carlos Lucas, propietario del 3ºB, contiguo al siniestrado, ha declarado que la persona fallecida responde al nombre de Daniel, un jubilado de unos 65 años que había tenido una ferretería y que en la actualidad vivía solo. Casualmente, hacía un par de semanas que había sido nombrado presidente de la comunidad de vecinos.

"Era una persona normal que recibía sus visitas, como todo el mundo", ha indicado el joven Carlos Lucas, que en el momento de los hechos se encontraba trabajando y que acudió al edificio al ser avisado por su madre de lo ocurrido y con el fin de comprobar si su vivienda había resultado afectada por el fuego.

"La verdad es que el susto ha sido grande", ha confesado Lucas, con el recuerdo aún del aparatoso incendio, también provocado, registrado el pasado día 9 de enero en el bar 'San Luis 18', ubicado en los bajos del edificio, y que tuvo su origen en un ajuste de cuentas. De hecho, el propietario sufrió a posteriori un acuchillamiento.

Tras lo ocurrido, agentes de la Policía Científica de la Policía Nacional, provistos de sus monos blancos, han inspeccionado el inmueble con el fin de recoger muestras y analizar lo ocurrido. Con posterioridad, una comisión judicial, integrada, entre otros, por la juez de guardia y una representante de la Fiscalía vallisoletana, se ha personado en el piso, y todo ello mientras la calle permanecía precintada, de forma que sólo algunos inquilinos que se han acercado han podido entrar custodiados por la policía.

Finalmente, sobre las 12.40 horas el cadáver del propietario del piso ha sido levantado por orden judicial y sacado del edificio para su traslado hasta el Instituto Anatómico Forense al objeto de practicarle la autopsia y determinar las causas del óbito.

Ha sido en ese momento cuando una vecina del edificio de enfrente se ha dirigido a una conocida del inmueble siniestrado que desde su piso le ha comunicado la identidad del fallecida. "¿Es el ferretero?, ¡pero si no sabía nada, Dios mio!", ha exclamado alterada la mujer.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.