Los abogados que representan a los trabajadores del Hospital Povisa de Vigo en el juicio contra la dirección de la empresa han acusado a la compañía de buscar "rendimiento" a través de la "merma" de las condiciones laborales de los trabajadores, a partir de las modificaciones propuestas el pasado mes de febrero a 67 trabajadores, mientras que el abogado de la empresa ha indicado que "sólo se han reorganizado los turnos de trabajo", porque "mantener las jornadas es ineficiente e innecesario".

En el juicio, que ha tenido lugar este lunes en el Juzgado de lo Social número uno de Vigo, la acusación, representada por abogados de CC.OO., CIG, UGT, CGT y del Sindicato de enfermería, han incidido en que "la mala fe" de la empresa "es muy manifiesta", y han apuntado, entre otras cuestiones, a que "se ha ocultado información" y se han "manipulado datos de forma intencionada".

Así, han acusado que, durante la mesa de negociación de las condiciones laborales de los trabajadores, celebrada en el mes de febrero, la postura de la directiva de Povisa fue "rígida, amenazante", "imponiendo su criterio desde el primer momento" y con intención de "coaccionar y presionar" a los trabajadores.

"Se dijo que si o si se iba a llevar a cabo la modificación sustancial" y que el que hubiera o no despidos dependía de que los empleados aceptasen esos cambios, han señalado los letrados, que han añadido que los trabajadores "no pudieron negociar con libertad".

Sin embargo, el abogado de la defensa ha indicado que sí que hubo "voluntad negociadora" por parte de la dirección de Povisa, y que ésta "ofreció alternativas diversas" de las que "jamás ha obtenido respuesta". "Nadie puede negar el esfuerzo de la empresa para explicar las causas que han motivado las modificaciones", ha apostillado.

Asimismo, ha recalcado que las modificaciones laborales obedecen a razones organizativas, en las que se "ajustan los tiempos a necesidades reales", debido a la modernización y a las mejoras tecnológicas. Por ello, se intentó reducir la jornada de 40 a 35 horas pero, al no poderse, las cinco horas restantes fueron distribuidas entre todos los días de la semana.

Por su parte, los abogados de los trabajadores han concluido que la intención de la empresa "con todas estas medidas es reducir los costes", ya que "no hay nada que justifique que se adopten estas medidas" en un hospital "que no presenta ningún dato económico negativo" y que, "al contrario, renovó un concierto beneficioso".

43 TRABAJADORES

Según ha argumentado el abogado de Povisa, en el hospital trabajan unos 1.400 trabajadores, y la modificación sustancial de las condiciones laborales, que iba a afectar a 67 de ellos, ha afectado finalmente "sólo a 43" —una cifra que ha calificado proporcionalmente "insignificante"—, además de a los tres trabajadores despedidos, de los 13 propuestos inicialmente.

Asimismo, el abogado de la empresa ha mantenido que las modificaciones laborales afectaban sólo a celadores y auxiliares de policlínica y quirófanos, lo que los de la acusación han ampliado también a los de las áreas de rehabilitación, UCI, y clínica de día.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.