La sociedad de garantía recíproca de la Comunitat Valenciana (SGR) ha celebrado este lunes su Junta General de socios en la que se han presentado los principales datos económicos y financieros de la entidad a 31 de diciembre de 2013 y han aprobado un código de "buen gobierno" basado en el control y la transparencia de la gestión.

Asimismo, en un comunicado, la entidad ha informado que han repasado los hitos más importantes del ejercicio y ha presentado la estrategia para esta nueva etapa que, tras un profundo análisis de la situación y del sector, se ha recogido en un plan estratégico que tiene dos grandes objetivos: restablecer la viabilidad y retomar su misión, mediante el apoyo a las pymes y autónomos de la Comunitat Valenciana.

Además, se ha anunciado a los socios que en las próximas semanas, aquellos que lo hayan solicitado, podrán reintegrar su capital social.

Por otro lado, ha destacado que como consecuencia de la nueva realidad social y económica del país y de la Comunitat Valenciana, la SGR ha puesto en marcha una estrategia que le está permitiendo adaptarse al nuevo entorno económico con un doble objetivo: cumplir con los compromisos adquiridos en su plan de reestructuración con las Entidades Financieras y volver a su actividad como avalista de las pymes y autónomos de la Comunitat. Para ello ha puesto en marcha un Código de buen gobierno, que permite "garantizar el control y la transparencia de la gestión", ha afirmado.

Igualmente, ha previsto la próxima incorporación de un consejero independiente con el objetivo de reforzar la independencia y profesionalidad por los miembros del Consejo de Administración, así como la elaboración de un Plan Estratégico realista que sirva de guía para lograr los grandes objetivos de la entidad: restablecer la viabilidad y retomar la misión de la entidad, apoyando a las pymes y autónomos de la Comunitat.

AVALES

Por otra parte, el consejero delegado de SGR, Santiago De Santos, ha explicado que la entidad está desarrollando un plan de trabajo para "consolidar un instrumento eficaz de financiación centrado en las pequeñas empresas y los autónomos, mediante la concesión de avales".

De esta manera, la SGR ha firmado dos convenios de colaboración con el IVACE y en los próximos días firmará el primer acuerdo con una entidad financiera. Paralelamente, la sociedad está desarrollando un plan de trabajo dirigido a ir abriendo líneas con las diferentes entidades financieras para colaborar en la financiación de las empresas valencianas.

EJERCICIO 2013

En el mes de julio de 2013 la SGR logró cerrar la operación de refinanciación de la sociedad, al cumplir los requisitos para refinanciar casi 400 millones de deuda con las entidades financieras. Esta operación, vinculada a un plan de viabilidad de la entidad, permitió normalizar la situación patrimonial de la sociedad, salir de causa de disolución y cumplir con el coeficiente de solvencia exigido por el Banco de España.

Además, la operación ha contado con el visto bueno de la Generalitat, el Ministerio de Hacienda, la Unión Europea y el Banco de España, lo que supone el respaldo al plan de negocio y de reestructuración que la sociedad ha llevado a cabo desde junio de 2012 para lograr la viabilidad de la entidad.

La entidad ha cerrado el ejercicio 2013 con un resultado negativo de 40,9 millones de euros, frente a las pérdidas de 75,4 millones del ejercicio anterior. Esta cifra se ajusta las previsiones realizadas por la sociedad y recogidas en el plan de negocio. De acuerdo con este plan, la sociedad prevé obtener un beneficio acumulado de alrededor de 20 millones de euros en los próximos cinco años y espera finalizar con un riesgo vivo de 430 millones el periodo de refinanciación.

Devolución cuotas sociales

Según han informado las mismas fuentes, con la aprobación europea al plan de negocio en febrero de 2014, la sociedad adquirió una serie de compromisos y se fijó el valor de la participación de la sociedad a 31 de diciembre de 2013 en un 80 por ciento de su valor nominal. La UE ha exigido no devolver más del 80 por ciento a los actuales socios en los próximos cinco años.

En este sentido, el consejero delegado ha afirmado que la sociedad "es consciente" del impacto que esta merma del 20 por ciento del valor de la participación supone para sus socios, pero también ha resaltado el hecho de que "de no haber sido capaces de llevar a buen término la negociación de reestructuración con 35 entidades financieras y haber obtenido el visto bueno de la Generalitat, el Ministerio de Hacienda, la Comisión europea y el Banco de España, la SGR no habría estado en disposición de retornar ningún tipo de valor a sus accionistas, ya que antes de la reestructuración y del plácet de Bruselas el valor de la compañía era negativo".

Asimismo, ha explicado que todo lo logrado en los últimos dos años ha sido posible por las medidas tomadas por la sociedad, al ejercicio de transparencia realizado acerca de su situación y de sus planes y a la presentación de un plan de negocio realista y consecuente que han permitido la aprobación del mismo por parte de todas y cada unas de las parte implicadas en la operación.

Consulta aquí más noticias de Valencia.