Trabajadores, vecinos y usuarios de instalaciones ubicadas en Bami, como el Hospital Universitario Virgen del Rocío, se han apoyado este lunes la concentración convocada por CCOO a las puertas del centro hospitalario para pedir la paralización de la instalación de las nuevas plazas de zona azul y "soluciones para los colectivos afectados, a los que no se ha tenido en cuenta".

El secretario de Acción Sindical de CCOO de Sevilla, Carlos Aristu, ha indicado a Europa Press que "cientos de personas" han pasado este lunes por la concentración que se ha desarrollado desde las 14,00 a las 16,00 horas frente al centro hospitalario. Junto a esta acción, afirma que se seguirá con las movilizaciones hasta que haya "soluciones", y anuncia la petición de una reunión con el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu.

En este marco, indica que la acción ha contado con una medida superior a las 60 personas, ya que se había convocado durante dos horas con el objetivo de que los trabajadores del centro pudieran participar al salir de su empleo o "diez minutos" antes de comenzar.

"Cientos de personas han participado para dar su apoyo a la plataforma que se ha creado, entre ellos también vecinos y comerciantes", agrega, mencionando la "solidaridad" de quienes paseaban por los alrededores o se acercaban a la zona. En este sentido, detalla que los usuarios del Virgen del Rocío y sus pacientes han transmitido a su paso por la concentración sus situaciones personales y su necesidad de acudir en vehículo a la zona por la lejanía de su procedencia, dado que a este hospital es el centro de referencia de pueblos de la provincia.

Aristu recuerda que estas personas que acuden al hospital a recibir, por ejemplo, sus tratamientos, no pueden bajar cada dos horas a ponerle dinero al vehículo, algo que recuerda que también ocurre con el personal sanitario que "no puede dejar una operación a medias para ir a pagar a la zona azul", teniendo también en cuenta a aquellos cuyos sueldos rondan los 600 euros. Igualmente, menciona a estudiantes de la zona y a los comerciantes, "que ya empiezan a ver los efectos".

En este sentido, señala que el "problema" de las nuevas zona azul se extiende a más lugares de la ciudad, indicando que se están constituyendo distintas plataformas ciudadanas en Bami, Nervión o San Bernardo, por lo que se están intentando "coordinar las acciones". "Se trata de que el Ayuntamiento paralice la zona azul porque es evidente que hay colectivos a los que se han tenido en cuenta y a las que no se da solución", añade, dejando claro que "cada día que pasa es un perjuicio grave al ciudadano".

Sin embargo, se ha mostrado convencido de que la situación se resuelve dialogando y lamenta que "Zoido llame y no plantee una reunión con todos los colectivos afectados".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.