Cameron
El primer ministro del Reino Unido, David Cameron (c), llega a una rueda de prensa tras la cumbre del Consejo Europeo en Bruselas (Bélgica). EFE

La oposición laborista británica acusó este lunes al primer ministro, David Cameron, de haber sufrido una "absoluta humillación" en la cumbre de Bruselas al no haber podido evitar la elección de Jean Claude-Juncker como nuevo presidente de la Comisión Europea.

Cameron busca reformas relativas a la modificación de la libre circulación de trabajadores y en materia de justicia En una sesión en la Cámara de los Comunes para abordar la cumbre del viernes, el líder del Partido Laborista, Ed Miliband, dijo que el jefe del Gobierno fracasó al no poder convencer a los países de la UE que no respaldasen al exprimer ministro luxemburgués. Cameron se opuso a la elección de Juncker por considerarle un político de la "vieja guardia", contrario a las reformas que busca para la UE antes de convocar en 2017, siempre el partido conservador, gane las generales de 2015, un referéndum sobre la pertenencia del Reino Unido en la UE.

"Usted ha vuelto al Reino Unido el viernes con un fracaso. No un pequeño fracaso, sino un terrible fracaso. Usted perdió por 26 votos a dos. Su partido puede pensar que esto representa un aislamiento espléndido. No lo es. Es una absoluta humillación", afirmó el líder del principal partido de la oposición.

En su declaración, Cameron volvió a insistir en que espera trabajar con el presidente electo de la CE, que, según dijo Cameron, se ha mostrado a favor de atender las preocupaciones del Reino Unido. Cameron insistió en que siempre defenderá los intereses nacionales británicos y que está convencido de que la UE tiene que cambiar porque los electores han pedido un cambio cuando fueron a las urnas en las elecciones europeas del pasado mayo.

Sólo el Reino Unido y Hungría rechazaron proponer al Parlamento Europeo el nombre del expresidente del Eurogrupo y ex primer ministro de Luxemburgo, representante del partido más votado en los recientes comicios europeos, el Popular Europeo. La semana pasada Cameron dijo que el viernes fue "un mal día para Europa" y que la UE lamentará la elección de Juncker.

No obstante, Cameron llamó ayer por teléfono a Juncker para poner fin a las hostilidades y le aseguró que es importante que trabajen juntos para hacer que la Unión Europea sea "más competitiva y más flexible", según fuentes británicas.

Cameron ha insistido en la necesidad de reformar la Unión Europea y sostuvo que Europa "retrocedió" al elegir a Juncker como jefe de su Ejecutivo. También admitió que esa designación, pendiente del voto del Parlamento a mediados de julio, hará más difícil para el Reino Unido conseguir lo que busca.

Cameron busca reformas relativas a la modificación de la libre circulación de trabajadores y en materia de justicia.  "Siempre habrá enormes desafíos en su larga campaña para reformar la Unión Europea, pero con determinación, creo que lo podemos conseguir", puntualizó Cameron durante la acalorada sesión.