La asociación Ecologistas en Acción ha anunciado su rechazo a las propuestas incluidas en el Esquema Provisional de Temas Importantes (EpTI) del río Guadalquivir, exigiendo en su lugar a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) que haga un diagnóstico "actualizado" de la situación del recurso en la demarcación.

En una nota, el colectivo ha explicado que el "considerable" retraso de la planificación hidrológica en el país ha provocado que las revisiones de los planes vigentes se inicien inmediatamente después de aprobarlos, "y en el caso del Guadalquivir, tan solo tres días después de publicarse en el BOE".

Por ello, "el EpTI no cumple con el papel que debería, al carecer de un diagnóstico actualizado y sin analizar las actuaciones de las administraciones desde la transposición de la Directiva Marco del Agua (DMA) ni evaluar la efectividad del Programa de Medidas; tampoco ha existido un verdadero proceso participativo ni se plantea, a las partes interesadas y al público en general, las cuestiones realmente estratégicas".

Aunque el objetivo principal del EpTI sea el identificar, definir y valorar los principales problemas actuales y previsibles que impidan conseguir los objetivos medioambientales de la planificación hidrológica, "es necesario reconocer que el mismo debe ser la protección y mejora del recurso en la demarcación", incide Ecologistas, que insta a abordar "el principal problema", consistente en "la excesiva presión de los sectores productivos sobre los ecosistemas acuáticos", presión que está condicionando la consecución de los objetivos e impide qué usos pueden considerarse ambientalmente sostenibles.

"Salvo excepciones, el estado general de la cuenca muestra una sobreexplotación de los recursos hídricos: el EpTI debería de abordar, de manera prioritaria y transparente, la falta de gobernanza en la cuenca, abriendo el debate entre las partes interesadas y el público para ajustar las actividades humanas a las características del medio y al reparto de los costes y beneficios que ello comporta", manifestado el colectivo.

Según los ecologistas, el EpTI identifica 15 temas importantes en la demarcación, "dejando, a nuestro juicio, sin estudiar de forma específica la contaminación de sustancias peligrosas (metales pesados, entre otros), procedentes de vertidos de la industria minera, en especial sobre el río Guadiamar". Asimismo, el anuncio de la reapertura de proyectos mineros (Aznalcóllar, Ríotinto) "no puede ignorarse en la demarcación, ni tampoco la fracturación hidráulica por la posible contaminación de las aguas al incorporar compuestos químicos difícilmente detectables".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.