Putin y Poroshenko
El presidente ruso Vladimir Putin (dcha) y el presidente electo ucraniano Poroshenko (izda). EFE

Los presidentes de Ucrania y Rusia, Petro Poroshenko y Vladimir Putin, se han comprometido este lunes a trabajar para la instauración de "un alto el fuego bilateral" entre las autoridades ucranianas y los separatistas prorrusos en una conversación telefónica junto con el presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, ha informado el Elíseo en un comunicado.

En esta "larga convesación telefónica" a cuantro bandas, los mandatarios ucraniano y ruso llegaron a cinco acuerdos: además del alto el fuego bilateral, el establecimiento rápido con ayuda de la OSCE de un mecanismo efectivo de control de la frontera. En este sentido, también han aceptado en cooperar para definir las modalidades de control de la frontera en los tres puestos de Izvarino, Dolzhansky y Kraznopartizansk, tomados por los separatistas prorrusos.

En este punto, el Kremlin ha revelado que Putin fue quien ofreció a su homólogo de Ucrania que los guardias fronterizos ucranianos participen desde el lado ruso y en calidad de observadores en la vigilancia de los tramos de la frontera común controlados en la parte ucraniana por los prorrusos.

Como cuarto aspecto, ambos llegaron al acuerdo de perseguir la liberación de rehenes y prisioneros de ambos bandos sobre la base de los listados de nombres establecidos. Por último, también se han comprometido a organizar negociaciones tripartitas sustanciales.

"Los líderes se pronunciaron a favor de la más pronta organización de la tercera ronda de consultas entre representantes del Gobierno de Kiev y de las regiones del sureste" de Ucrania, informó por su parte el Kremlin. "Vladimir Putin, en concreto, subrayó la importancia de prorrogar el alto el fuego y crear un sólido mecanismo de control sobre el cumplimento de la tregua con participación activa de la OSCE", explicó la Presidencia rusa.

Reunión del grupo de contacto

El grupo de contacto, según detalló el Elíseo, tiene previsto reunirse este lunes para alcanzar un acuerdo sobre la aplicación de los diversos puntos, y contará con la participación de los ministros de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, y de Ucrania, Pavlo Klimkin.

Esta conversación telefónica es la tercera a cuatro bandas en los últimos cinco días y llega el día en que expiraba el plazo marcado el pasado viernes por parte de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE para que Moscú apoyara el plan de paz y tomara medidas para rebajar la tensión.

En la charla mantenida este domingo, Hollande y Merkel les habían solicitado "avances" concretos para la estabilización de la seguridad sobre el terreno, la prolongación del alto el fuego vigente hasta este lunes y la aplicación del plan de paz presentado por las autoridades de Kiev.