El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, ha destacado este lunes que el proyecto de ordenanzas fiscales para 2015, que ya ha aprobado el gobierno del PP, supondrá que, "el año que viene, los vecinos de Córdoba paguen menos de lo que pagaban este año", pues "se han congelado absolutamente todas las tasas, todos los precios públicos y todos los impuestos, y se bajan cinco".

Ello, según ha explicado Nieto en declaraciones a los periodistas, forma parte del "plan de mejora de la fiscalidad en la ciudad de Córdoba, que ya empezó el año pasado y que va a continuar éste y en los tres ejercicios siguientes", ya que "hay impuestos que estaban al tope y que van a ir bajando progresivamente, y habrá una contención fiscal, una bajada fiscal que es posible porque se han ordenado los gastos, se han eliminado muchísimos gastos superfluos, se ha optimizado la gestión de los recursos públicos y se ha dedicado el dinero a lo que realmente es necesario".

En este sentido, Nieto ha señalado que, "solo en asesores y en gastos ligados al equipo de gobierno estamos ahorrando tres millones anuales", lo que demuestra que "con un mejor uso del dinero de los ciudadanos es posible que se hagan inversiones", como la del nuevo aparcamiento público en la barriada de Miralbaida que ha visitado este lunes el alcalde, "y que eso se puede hacer sin presionar más a unos vecinos que están sufriendo como nadie la crisis".

Por otro lado, el alcalde ha dicho no tener muchas esperanzas de que la oposición respalde en el Pleno el proyecto de ordenanzas fiscales para 2015, con lo que "van a perder una oportunidad para actuar con responsabilidad", si es que finalmente deciden "votar que no a un proyecto de ordenanzas fiscales en el que se produce una bajada tan importante de la presión fiscal".

De hecho, según ha subrayado Nieto, "los cuatro años de este gobierno municipal van a ser, con mucha diferencia, de entorno a ocho o nueve puntos porcentuales", en los que más se haya reducido la presión fiscal, en relación "con el mejor cuatrienio de cualquier gobierno municipal desde que hay democracia".

Ello, según ha concluido, es el resultado de que "una de las promesas electorales que le hicimos a los vecinos era que íbamos a bajar la presión fiscal, y eso ya es un hecho objetivo, porque estas ordenanzas fiscales son las que van a regir el próximo año, que es el año de elecciones", cumpliendo, en su opinión, "una promesa electoral que era muy ambiciosa, pero que todavía lo era más después de conocer la situación real de las cuentas municipales y el contexto en el que nos hemos movido".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.