El alcalde de Palma ha considerado este lunes que la sensatez de los trabajadores de Emaya impedirá una huelga "inaceptable para los ciudadanos y la imagen de Palma", ha manifestado tras asegurar que no conoce "ningún motivo" que justifique este paro.

En un comunicado, el primer edil ha señalado que el Ayuntamiento "tendrá la capacidad de diálogo suficiente" para que el paro no se lleve a cabo puesto que Cort hará "lo que sea necesario" puesto que la ciudad "no se puede permitir una huelga de limpieza y recogida a finales julio o principios de agosto".

En relación a que, durante la pasada semana, el detonante de la amenaza de huelga fuera la colaboración de Emaya con las fuerzas de seguridad del Estado para un fin que no fue comunicado dado su carácter secreto y que, finalmente, supuso la desarticulación y encarcelamiento de una importante red de tráfico de drogas, el alcalde ha explicado que "se recibió una petición de equipamiento por parte de la Policía Nacional sin que nosotros supiéramos en aquel momento para qué era".

Además, ha añadido que "en la lucha contra la lacra de la droga todos tenemos que aportar lo que sea" por lo que "no se hubiera entendido que el Ayuntamiento no hubiera atendido la petición de la Policía Nacional". "Ayudar a la Policía Nacional desde los Ayuntamientos y las administraciones está fuera de toda duda que es lo correcto".

Isern también ha remarcado que no se permitirá "que nadie realice su trabajo sin las normas mínimas de seguridad" en relación al supuesto de que los operarios de la empresa pública, tal y como ha reclamado el comité de empresa de Medio Ambiente, tuvieran que llevar protección policial en Son Banya como consecuencia de esa colaboración con la Policía.