Los miembros de Monty Python.
 Los comediantes de Monty Python (de izda a dcha) Eric Idle, John Cleese, Terry Gilliam, Michael Palin y Terry Jones posan para el fotógrafo. EFE

El grupo cómico británico Monty Python prometió "risas y baile" en su próxima actuación, la cual definieron como un "homenaje prepóstumo" que se estrena este martes en Londres, tres décadas después de su último trabajo conjunto.

"Va a ser un homenaje prepóstumo con todo el baile y las risas que pueden esperar", dijo Terry Gillian en rueda de prensa en el teatro londinense Palladium, donde anunciaron que el científico Stephen Hawking estará sobre el escenario del O2 Arena.

"Será increíblemente espectacular", anunció a través de un vídeo Mick JaggerGillian es uno de los integrantes de este  grupo, integrado también por John Cleese, Michael Palin, Eric Idle y Terry Jones.

El evento contó con la presentación del líder de los Rolling Stones, Mick Jagger, mediante un vídeo en el que el cantante avanzó que el quinteto de humor absurdo "levantará" el estadio y será "increíblemente espectacular".

Los septuagenarios, que se convirtieron en los años setenta en un grupo de culto, anunciaron también la venta de 600 entradas más para las funciones, tras agotar las localidades para diez noches en el O2, con capacidad para 20.000 personas.

Un día antes de su regreso a los escenarios, los Monty Python avanzaron que el espectáculo mostrará la "reelaboración de 'sketches' que no se habían visto antes, como la película Meaning Of Life (El sentido de la vida)".

En menos de un minuto

Esta nueva función vendió todas las entradas para la primera noche en 43,5 segundos por lo que ampliaron de la "función única" a las diez funciones que finalizarán el 20 de julio, con transmisión mundial en directo.

Los cómicos anunciaron que trabajarán hasta que puedan, pero insisten en que ya no volverán a reunirse"Queremos decir adiós públicamente en un espectáculo mundial, porque no tendremos otra oportunidad", apuntaron, al tiempo que reconocieron que llevan "muy mal" la presión sobre la gran expectación que ha generado su reencuentro, aunque "no tienen miedo".

"A nuestra edad, la gente compra la entrada porque les gustas", apuntó Cleese, y aseguró que el efecto en el público será "enorme".

Los cinco, con la gran ausencia de Graham Chapman, que murió de cáncer en 1989, confirmaron que mantienen la química que les hizo famosos en los sesenta y que seguirán trabajando hasta que puedan, pero insistieron en que el 20 de julio será su última actuación.