Los miembros que formarán el jurado popular que juzgará a un hombre acusado de matar a otro, al que supuestamente disparó desde la terraza de su vivienda en la localidad malagueña de Torremolinos, han sido elegidos este lunes. En este juicio, también se enjuicia a un primo del anterior, acusado de encubrimiento, puesto que presuntamente acogió al procesado en su casa.

Tras su elección, los miembros del Tribunal popular han escuchado los escritos iniciales presentados por las partes, es decir, tanto los de las acusaciones —Fiscalía malagueña y representación legal de la familia del fallecido—, como de las dos defensas. Está previsto que la vista oral continúe este martes y días sucesivos de la semana con las declaraciones de los acusados, testigos y peritos.

La Fiscalía acusa al principal procesado por los delitos de asesinato, por el que pide 17 años de prisión; y de tenencia ilícita de armas, por el que solicita un año y medio de cárcel. Además, insta a que indemnice a los familiares del fallecido con la cantidad de 150.000 euros. A su primo lo acusa de un delito de encubrimiento y pide un año y medio de prisión.

Los hechos sucedieron en junio de 2012. La víctima de 22 años y de nacionalidad argentina, fue hasta la vivienda donde residía el acusado y su madre y mientras estaba en el exterior "se originó una disputa" entre ellos, en el transcurso de la cual el acusado, dice el fiscal, "disparó reiteradamente" con un arma que no ha sido localizada desde la terraza en la planta superior del domicilio.

La víctima cayó al suelo y falleció debido a un shock hipovolémico y a consecuencia "de 12 heridas de arma de fuego efectuadas por cinco disparos", según se precisa en el escrito inicial de la acusación pública, al que ha tenido acceso Europa Press. En ese momento, el procesado no tenía licencia de armas en general, ni en particular para la pistola "con la que efectuó los disparos".

Tan pronto se produjeron los hechos, el hombre abandonó el lugar con su madre y fue detenido meses después, en octubre del mismo año 2012, en una vivienda de la barriada malagueña de Campanillas, propiedad de su primo "quien conocía lo sucedido en Torremolinos y había acogido en su casa a su primo y a su tía para ayudarles a eludir la acción de la justicia".

Consulta aquí más noticias de Málaga.