Momento del accidente de tren de Santiago de Compostela.
Momento del accidente de tren de Santiago de Compostela. Youtube

Las víctimas del accidente del tren Alvia de Santiago, del que el próximo 24 de julio se cumplirá un año, han anunciado en el Congreso de los Diputados que denunciarán a España ante las autoridades de la UE por sus incumplimientos de la normativa comunitaria sobre seguridad ferroviaria.

En una rueda de prensa en la Cámara baja junto al portavoz adjunto de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, las víctimas del peor accidente ferroviario en 70 años, han reclamado la creación de una comisión de investigación parlamentaria que esclarezca las responsabilidades políticas por el siniestro.

"Acuerdo tácito"

Teresa Gómez-Limón, víctima del accidente y diputada del PP en la Asamblea de Madrid, ha acusado al PP y al PSOE de tener un "acuerdo tácito" para "silenciar a las víctimas" y ha criticado la "vergonzosa" falta de colaboración de Renfe y Adif con la investigación judicial.

"Si los políticos vienen al homenaje no serán bien recibidos", dicen las víctimasHa avanzado además que si algún miembro del Gobierno o de ambos partidos decide asistir al homenaje que se celebrará el próximo 24 de julio en Angrois con la intención de "hacerse la foto" no serán "bien recibidos" y supondría un "ataque a la dignidad de las víctimas".

"Hace casi un año del mayor accidente ferroviario en 70 años, con 80 muertos, y aquí nadie ha dimitido", ha denunciado.

Por su parte Jesús Domínguez, otra de las víctimas, ha rechazado la versión oficial de que el maquinista es el único responsable del accidente y achaca a las prisas por inaugurar la línea las deficiencias en seguridad detectadas a raíz del siniestro.

Medidas de seguridad incumplidas

Señala directamente al exministro de Fomento José Blanco, y a la actual titular de la cartera, Ana Pastor, como responsables de poner en servicio y mantener con circulación un tramo que era anunciado como de alta velocidad pero que no cumplía las medidas de seguridad de un trazado de estas características.

A su juicio, fueron los intereses políticos para inaugurar la línea cuanto antes, los que provocaron el accidente.

Pone como ejemplo la falta de un sistema de conducción automático que, según sus datos, estaba desconectado, o el empleo de un tren híbrido eléctrico/diesel al que los profesionales apodan "Frankestein", del que "no hay otro igual en el mundo" y cuyo sobrepeso empeoró las consecuencias trágicas del descarrilamiento.

"Ana Pastor nos prometió que iba a colaborar con la Justicia, pero eso es totalmente falso. Las víctimas tenemos que decir que el Estado está contra las víctimas", ha proclamado.