Los parquímetros inteligentes ya están en marcha. Los vecinos de Madrid han tenido un mes para conocer el funcionamiento de los nuevos dispositivos, que han estado conviviendo en periodo de prueba junto con los parquímetros de toda la vida. Pero a partir de este martes 1 de julio entra en vigor la nueva normativa del Servicio de Estacionamiento Regulado, con lo que se han terminado las pruebas: desde ahora los conductores de vehículos contaminantes pagarán más por aparcar en la calle, se podrá estacionar hasta cuatro horas en zona azul, habrá que introducir la matrícula en el parquímetro y se habilita el pago con móvil o tarjeta, entre otras novedades. Los coches diésel y antiguos que aparquen en barrios con mucho tráfico podrán llegar a pagar hasta un euro más (1,68 euros por hora en zona azul) que los vehículos modernos de gasolina que estacionen en zonas descongestionadas (0,72 euros por hora).

Ya se han producido los primeros actos vandálicos contra los nuevos parquímetrosAdemás, este 1 de julio se hace realidad una de las principales reivindicaciones de los barrios de la periferia: los parquímetros dejan de funcionar en los cascos históricos de Hortaleza, Fuencarral y Carabanchel, después de ocho años de protestas. Sin embargo, frente a la alegría de estos barrios, está también la indignación de otras zonas de Madrid que tendrán que pagar por aparcar en la calle: el SER se extenderá en breve al barrio Casa de Campo (zonas de Príncipe Pío, Avenida de Valladolid y Manzanares) y a Ciudad Universitaria (excluyendo el área del campus).

"La mayoría del barrio está en contra. Aquí no hay problemas de aparcamiento y nos van a cobrar una tasa por algo que no va a repercutir en mejores servicios", se queja Antonio Hernández, portavoz de los vecinos de Manzanares. El rechazo a los parquímetros se está manifestando, además, con actos vandálicos contra los aparatos: en la zona de Príncipe Pío y Manzanares han aparecido estos días algunos parquímetros pintados y con pedradas, lo que recuerda a la 'guerrilla vecinal' que se desató en los barrios de la periferia cuando se implantaron allí en 2006.  En principio estaba previsto ampliar los parquímetros a estas zonas en julio, pero el Ayuntamiento ha decidido retrasar su puesta en marcha hasta la vuelta del verano. "La entrada en funcionamiento de los parquímetros y del sistema de control de estacionamiento en estos nuevos barrios tendrá lugar el día 1 de septiembre", informaba este lunes la web municipal.

¿En qué zonas cobrarán los parquímetros?

Se podrá aparcar hasta 12 horas seguidas en las plazas naranjas de los parques del Oeste y AtenasEl nuevo ámbito del SER se circunscribe únicamente al interior de la M-30, tras la retirada de Hortaleza, Fuencarral y Carabanchel. Pero se incluyen dos nuevos barrios, en los que viven aproximadamente 28.000 vecinos. El primero es el área más oriental de Ciudad Universitaria, en la zona incluida entre las calles Pablo Iglesias, Reina Victoria, Juan XXIII, Pirineos y Francos Rodríguez. El otro nuevo ámbito es Casa de Campo, en la zona situada entre la M-30, la Cuesta de San Vicente, Pintor Rosales, Paseo Moret y las avenidas Victoria y Séneca. Además de las clásicas zonas azul y verde, el Ayuntamiento ha creado los ámbitos de larga estancia (pintados de azul y naranja), donde se podrá aparcar hasta 12 horas seguidas por seis euros. Se han habilitado 1.354 plazas en el entorno del parque de Atenas (Paseo de Plasencia y Cuesta de Segovia) y en el parque del Oeste (Profesor Martín Almagro, Paseo de Camoens, Rosaleda, Paseo del Rey y Francisco y Jacinto Alcántara).

¿Cuánto tiempo se podrá aparcar?

A partir de ahora se amplía el tiempo máximo que se permite aparcar en el ámbito del SER. Los vehículos podrán estacionar en zona azul durante cuatro horas seguidas (y no solo dos, como hasta ahora). Pasado ese tiempo deberán cambiar de barrio para poder seguir ocupando la zona SER. En cuanto a la zona verde, se amplía el tiempo permitido hasta las dos horas (hasta ahora solo se podía durante una hora).

¿Cuánto pagaré si tengo un coche antiguo y contaminante?

Las nuevas tarifas incluyen precios diferenciados en función de la antigüedad y la tecnología de los vehículos, para penalizar a los coches más contaminantes y bonificar a los más limpios. Así, se establece una tarifa base (1,20 euros por una hora en zona azul), a la que se añadirá o descontará un porcentaje según la categoría del vehículo y su fecha de matriculación. Los híbridos de gasolina tendrán un descuento del 20% sobre la tarifa base; mientras que los de gasolina matriculados a partir de 2006 y diésel a partir de 2015 tendrán un 10% de bonificación. Los de gasolina entre 2001 y 2005 y los diésel de 2006 a 2015 solo pagarán la tarifa base. Por el contrario, los coches gasolina matriculados de 1997 a 2000 y los diésel de 2001 a 2005 tendrán una penalización del 10%; mientras que los gasolina anteriores a 1997 y los diésel más antiguos que 2001 pagarán un 20% más. El Ayuntamiento calcula que uno de cada cuatro vehículos matriculados en Madrid (unos 430.000) sufrirán estos recargos. Por otro lado, según la normativa ya no será necesario poner el tique en lugar visible, aunque los recibos de algunos parquímetros dicen lo contrario.

¿Cuál es la tarifa según la ocupación del barrio?

Ya no hará falta ir con cambio: el sistema almacena el dinero sobrante para usarlo la próxima vezEl parquímetro controlará automáticamente el número de coches aparcados en el barrio y, por tanto, las plazas que quedan libres. El sistema de cobro en este caso es similar al seguido con las tarifas según la antigüedad del coche (tarifa base con recargos o bonificaciones). Si la zona tiene ocupación muy baja (menos del 30% de plazas ocupadas), el conductor obtendrá un 20% de descuento sobre la tarifa base. Si la ocupación es baja (del 30 al 60% de plazas llenas) la bonificación será del 10%. Con una ocupación media (del 60 al 85%) el precio coincidirá con la tarifa base. En el caso de una ocupación alta (del 85 al 95% de plazas completas) se impondrá un recargo del 10%. Por último, si hay ocupación muy alta (más del 95% de espacio lleno) se cargará un 20% más. En caso de que se caiga el sistema, el parquímetro únicamente cobrará la tarifa base.

¿Cómo funcionan los nuevos parquímetros?

La principal novedad de los nuevos parquímetros (unos 4.000 postes que han costado aproximadamente 25 millones de euros) es que los conductores deberán introducir su matrícula para que el sistema compruebe la categoría de su coche. Pero hay más novedades. Paso por paso, lo primero es seleccionar la zona donde se quiere aparcar (verde o azul) y después se introduce la matrícula y la pantalla muestra el nivel de ocupación y la categoría del vehículo. A continuación se elige el modo de pago (efectivo, tarjeta bancaria o prepago) y se introduce la cantidad que se quiere abonar según el tiempo deseado. En caso de pagar con efectivo y no disponer de cambio, el sistema almacena el dinero sobrante para un próximo uso. Una vez validado, se extrae el tique para colocarlo en el vehículo. Por otro lado, se puede anular una denuncia pagando cuatro euros: para ello hay que introducir la matrícula o el código de anulación que aparece en la denuncia, y meter el dinero en el parquímetro. 

¿Cómo pagar con el móvil?

Los usuarios ya no tendrán obligación de dejar el tique en un lugar visibleEl sistema permite abonar el aparcamiento a través del dispositivo móvil, sin necesidad de bajar a la calle. Es útil, por ejemplo, para algún usuario que esté realizando una gestión y se le alargue más de lo previsto. Para ello, se pueden descargar tres tipos de aplicaciones de móvil: E-park, EysaMobile y Telpark. Las tres tienen un funcionamiento similar y el método a seguir es el mismo que pagando en el parquímetro: elegir zona, introducir matrícula, modo de abono y validación del pago.

¿Qué novedades hay para los residentes?

La tarifa para los residentes sigue siendo la misma (24,60 euros por el abono verde anual), pero con una reducción de hasta el 20% para los coches de tecnología limpia. Sin embargo, a partir de ahora ya no será necesario sacarse la tarjeta físicamente ni exhibirla en el parabrisas, ya que la autorización se validará de forma electrónica. Además, en los límites entre dos barrios distintos, el residente podrá aparcar en la calzada perteneciente a cualquiera de las dos zonas. Los vecinos de Hortaleza, Fuencarral y Carabanchel que hayan pagado la tarjeta anual de 2014 podrán pedir al Ayuntamiento la devolución de la mitad del año, ya que a partir de ahora desaparecen los parquímetros de sus barrios (el Consistorio estima que deberá reintegrar unos 25.000 euros).

Consulta aquí más noticias de Madrid.