El Centro de Interpretación de la Historia de Santander, en el claustro de la Catedral, y el Museo de la Torre, en el mismo edificio, estarán concluidos y listos para comenzar las visitas "entre otoño e invierno" de este año.

Así lo han anunciado este lunes el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, y el concejal de Cultura, César Torrellas, durante una visita a estas obras, acompañados del deán de la Catedral, Francisco Sánchez.

La actuación se divide en dos partes, la primera de acondicionamiento de los espacios, que ya se ha iniciado tras ser adjudicados los trabajos por 50.000 euros y se prevé que termine en agosto, y la segunda, que es propiamente el proyecto museológico.

La primera fase tiene como finalidad preparar los 320 metros cuadrados de superficie útil con los que cuentan la zona del claustro y los cinco niveles de la torre de la Catedral para que se puedan ubicar en ellos los recursos museográficos.

La segunda tiene un coste que rondará los 160.000 euros, está pendiente de adjudicar y será mañana, martes, cuando se produzca la apertura de plicas y se conozcan las ofertas presentadas.

Según ha avanzado Torrellas se han presentado "cuatro o cinco" empresas y las actuaciones del proyecto museológico durarán no más de dos meses y medio en estar acabadas desde que se inicien.

El alcalde ha explicado que en el claustro de la catedral se van a colocar elementos interpretativos para explicar el "gran valor" que, según ha afirmado, tiene este espacio.

La antigua sala capitular ha sido el lugar elegido para instalar la maqueta de la ciudad y que los visitantes puedan conocer el aspecto de la villa en 1755 y en la capilla aneja se mostrará un audivosual sobre la Historia de Santander y de la catedral. Además, habrá dos paneles sobre el conjunto monumental catedralicio.

Para la torre, ahora cerrada al público, el proyecto museológico, redactado por José Luis Casado Soto y Joaquín González Echegaray, se ha pensado en una visita desde su parte más alta, el campanario, ubicado en una quinta planta, hasta abajo, con un recorrido por todas sus pisos, a lo largo de lo que se distribuirán distintos elementos explicativos.

La circulación de la visita comenzará tomando el ascensor hasta la cuarta planta, desde la que se accede a la quinta, el campanario, donde se podrá contemplar una vista "distinta" de la ciudad y su puerto a través de los arcos que soportan las campanas, según ha explicado el alcalde.

A continuación, se vuelve a descender para detenerse en las distintas plantas, en las que se podrá hacer un recorrido histórico desde la construcción de la iglesia; los vestigios del asentamiento romano; o la Abadía de los Cuerpos Santos, y posterior colegiata, que hubo en el mismo emplazamiento en el actualmente se encuentra la Catedral.

Se repasará el "brillante" pasado de Santander en la Edad Media; su proceso de emancipación de la jurisdicción burgalesa con el nuevo Obispado en 1754; y la conversión de la colegiata medieval en catedral.

Además, se abordará el papel desempeñado por Santander como uno de los puertos coloniales "más importantes" hasta llegar al recorrido más reciente. En esta parte, los visitantes podrán conocer tanto el Plan Director de la Catedral como el Plan Estratégico de la ciudad.

Un nuevo recurso para el '

Anillo cultural'

Este nuevo recurso se integrará en el denominado 'Anillo cultural' de Santander, del que también forman parte el Centro de Interpretación de las Murallas, que estará listo ya "a mediados" de julio; el refugio antiaéreo de la Plaza del Príncipe, para el otoño, entre otros.

De hecho, se prevé poner en marcha visitas conjuntas al Museo de la Catedral, al Centro Interpretativo de las Murallas, al puerto y al del refugio antiaéreo.

También habrá visitas individuales al Centro Interpretativo de las Murallas.

Durante la visita, el alcalde ha agradecido al Obispado que hayan acogido de forma "excepcionalmente" el Centro de Interpretación de la Historia de Santander y el Museo de la Torre en las instalaciones de la Catedral de forma "absolutamente desinteresada".

Por su parte, el deán ha opinado que la Catedral es "bastante desconocida" incluso para los propios santanderinos y ha explicado que, aunque es "muy sencilla", tiene "su encanto y belleza".

La torre de la catedral

La torre de la Catedral es una construcción de piedra, situada al pie de la Catedral, de aspecto militar y planta cuadrangular, que data del siglo XIII, y que sirve de campanario y de reloj.

Tiene 29 metros de altura y una superficie construida de 37 metros, y consta de cuatro cuerpos, unidos en su interior por una escalera de caracol, en piedra, y un ascensor. Está rematada con troneras en arcos de medio punto y campanil sobre ella, y abierta en el bajo por un arco apuntado o túnel, que sirve de paso para acceder a la entrada de la Catedral.

El único acceso a la torre es a través del interior de la Catedral, en una puerta situada tras el bajo coro.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.