Los representantes de la empresa no ofrecen respuestas claras sobre la decisión de cierre de la planta de Logroño, de la factoría 'Eural'. Sapa Building Systems España, pertenece al grupo noruego SAPA y tiene además del centro de Logroño, plantas en Miranda de Ebro, Vitoria y su sede en Sant Cugat del Valles.

La dirección, según ha informado CCOO, sigue defendiendo la literatura de memoria presentada en el expediente para justificar el cierre del centro de trabajo calificando la situación de "crítica e inevitable", planteando que EURAL "es inviable, con costes altos y con poco productivo, entre otras cuestiones". Afirmaciones que "son rechazadas por los trabajadores por que no están sustentadas por datos objetivos".

En opinión de los trabajadores lo que se desprende de los datos que aporta la empresa es la "falta de dirección responsable, la nula toma de decisiones y la falta de interés en una empresa que hace apenas un año tenía tres turnos de trabajo, a pesar de la crisis del sector que se alega constantemente".

Se han reclamado datos de las operaciones entre empresas del grupo y explicaciones de por qué otras empresas del propio grupo están trabajando con la competencia directa de EURAL, situación que resulta incomprensible para los trabajadores.

En opinión de CCOO, USO y de los trabajadores, si la memoria del ERE fuera cierta y constatable, los que "deberían ser despedidos serían los responsables de la dirección de la empresa, por ser incapaces de gestionar, incapaces de tomar decisiones, incapaces de plantear políticas de gestión empresarial, ni de resolver ninguno de los problemas que alegan y que son consecuencia directa de la ineptitud manifiesta en estos últimos siete años".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.