Aeropuerto de Barajas
Un viajero en el interior de la T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas. JUANJO MARTÍN / EFE

La población residente en España se situó, a 1 de enero de 2014, en 46.507.760 habitantes, es decir un 0,4% y 220.130 personas menos que a comienzos de 2013, datos que reflejan el segundo descenso de población en España desde que existen datos anuales (1971).

El descenso de la población se ha intensificado respecto al año anterior cuando la población se redujo el 0,19%, según las cifras de población a 1 de enero de 2014 y la Estadística de Migraciones de 2013 difundida este lunes por el Instituto Nacional de Estadística.

El saldo migratorio fue negativo en 256.849 personas Las causas de la menor población se encuentran en la caída del número de extranjeros ya sea porque regresan a sus países o porque consiguen la nacionalidad española y a la salida de ciudadanos españoles en busca de trabajo. Así, a lo largo de 2003 la cifra de extranjeros se redujo un 7,8% hasta las 4.676.022 personas.

Las claves de la caída de población

  • Salen más personas de las que entran. El saldo migratorio (diferencia entre quienes llegan a España y quienes se marchan) fue negativo en 256.849 personas (llegaron 291.041 procedentes del extranjero y se marcharon 547.890), una cifra un 80,2% superior a la de un año antes y que estuvo basada en el descenso del 4,3% de la inmigración y el aumento del 22,7% de la emigración.

  • Emigraron casi 80.000 españoles. En el caso de los españoles, el saldo migratorio fue suposo 45.913 personas menos en 2013. Emigraron 79.306 personas e inmigraron 33.393. Así, la emigración de población de nacionalidad española aumentó un 38,5% en 2013 respecto al año anterior. De esos casi 80.000 españoles que emigraron, 52.160 habían nacido en España, mientras que el resto nacieron fuera de España y después adquirieron la nacionalidad.

  • Ecuador, Reino Unido y Francia, destinos de los españoles. Los principales países receptores de emigrantes españoles fueron Ecuador, Reino Unido y Francia, aunque en el caso de Ecuador se trata, fundamentalmente, de población no nacida en España o de niños menores de 15 años, lo que parece indicar una migración de retorno de ecuatorianos de origen que han adquirido la nacionalidad española junto con sus hijos nacidos en España.

  •    El mayor descenso de población se produjo en el rango de edades de 15 y 39 años Se intensificó la emigración. El flujo migratorio hacia el exterior se intensificó a lo largo del año 2013. Así, un total de 291.041 personas procedentes del extranjero establecieron su residencia en nuestro país, mientras que 547.890 personas abandonaron España con destino al extranjero.

  • Más nacimientos que defunciones. Sin embargo, durante 2013 se produjo un saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) positivo de 36.719 personas, al producirse 424.494 nacimientos y 387.775 defunciones.

  • Menos niños y personas de mediana edad. El mayor descenso de población se produjo en el rango de edades de 15 y 39 años, en 477.851 personas (un 3,1%) y entre los niños menores de 5 años, que se redujeron en 102.358 (un 4,2%).

  • La generación de la Guerra Civil llega a la vejez. Además, se observa un decrecimiento en el grupo de edad de 75 a 79 años, causado por la llegada a dichas edades de las generaciones más reducidas nacidas durante la Guerra Civil.

  • Más españoles, pero sobre todo nacionalizados. La población de nacionalidad española aumentó en 176.529 habitantes. Este crecimiento se debió, sobre todo, al proceso de adquisición de nacionalidad española, que afectó a 230.581 personas.

  • Menos extranjeros, por salidas y nacionalizaciones.Por su parte, la población extranjera se redujo en 396.658 personas (un 7,82%) hasta situarse en 4.676.022, debido al efecto combinado de la emigración y de la adquisición de nacionalidad española.

  • Colombianos y ecuatorianos, los que más se han ido. Por nacionalidades, el mayor descenso en términos absolutos se produjo entre la población ecuatoriana (56.466 personas menos) y la colombiana (50.772), seguida de la marroquí (45.052) y la rumana (39.269).

  • Menos población en La Rioja, Cataluña y Castilla y León. La pérdida de población durante el año 2013 fue generalizada en la mayoría de comunidades, aunque La Rioja (–1,20%), Cataluña (–0,92%) y Castilla y León (–0,90%) registraron los mayores descensos relativos. Los únicos crecimientos de población se dieron en Illes Balears (0,47%) y Canarias (0,46%), además de la ciudad autónoma de Melilla (0,06%).

Análisis prudente

Para Juan Díez Nicolás, catedrático emérito de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, el descenso de la población debe ser tomada en consideración con una cierta prudencia. "Las razones que dan [para el descenso de población] seguro que son ciertas, pero pienso también que el descenso se debe a que posiblemente hubo una cierta sobreestimación de la población española en el padrón municipal entre el 2000 y el 2011 y ahora se están ajustando a la realidad", explica a 20minutos.

Además, Juan Díez hace ver que el fenómeno de la emigración no parece ser, a simple vista, tan profundo como revelan los datos: "Yo viví la emigración de los años sesenta y entonces sí se veía palpablemente a los españoles emigrando de una manera desesperada. Uno conocía en su grupo de personas con las que tenía contacto a una buena cantidad de gente que se marchaba".