Euríbor
En España, el euríbor es la referencia para la inmensa mayoría de las hipotecas. GTRES

El euríbor a un año, el indicador más utilizado para el cálculo de las hipotecas, cerrará previsiblemente el mes de junio a la baja, con una tasa media mensual próxima al 0,514%, pero no impedirá que las hipotecas suban de nuevo. A falta de una sesión para que finalice el mes, la tasa media mensual de junio del euríbor es levemente superior al 0,507% que marcó hace un año.

Así, una hipoteca media de 150.000 euros, con un plazo de amortización de 25 años y que se revise en julio, con la tasa del euríbor de junio, se verá incrementada en unos 5,5 euros al año. En el caso, por ejemplo, de una hipoteca de 300.000 euros, también con un plazo de amortización a 25 años, el incremento anual será de 11 euros.

El máximo histórico del euríbor fue en julio de 2008, cuando alcanzó el 5,393%El principal referente de las hipotecas en España volverá a reducirse al cierre de junio, como ya lo hiciera en mayo, cuando se situó en una tasa media mensual del 0,593%. En abril, el euríbor terminó al alza, con una tasa mensual del 0,604%, y en marzo, lo hacía al 0,577%, desde el 0,549% previo, con lo que se encarecieron por primera vez las hipotecas en dos años.

La evolución del indicador depende de las subidas o bajadas de tipos que aprueba el Banco Central Europeo (BCE), que en su última reunión, del 6 de junio, decidió bajar los tipos de interés en la zona del euro en 10 puntos básicos, hasta el mínimo histórico del 0,15%, una medida que se tomó para afrontar los riesgos de un periodo demasiado prolongado de baja inflación.

En el mes de junio, el euríbor ha registrado su tasa diaria más alta el día 2, cuando se situó en el 0,569% y la más baja, el día 25, en el 0,487%. En la sesión del pasado viernes repitió cotización en el 0,488%.

Pese a la sentencia del Supremo, hay bancos que aún aplican cláusulas sueloHay que retroceder hasta julio de 2008 para encontrar el máximo histórico de este indicador, que fue del 5,393%, y a partir de ese momento inició una trayectoria a la baja que se paró en 2010, y que retomó a mediados de 2011.

No obstante, la caída del indicador no implicaba necesariamente una rebaja en las cuotas hipotecarias, ya que algunas estaban sujetas a las llamadas cláusulas suelo, que fijaban unos intereses mínimos que impedían a los clientes beneficiarse de bajadas del euríbor que fueran más allá de esos topes.

La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) calculaba hace poco más de un año que en España había alrededor de cuatro millones de personas en cuyas hipotecas estaba contenida esta cláusula, aunque otros informes señalaban que cerca de un tercio de las hipotecas existentes estaban sujetas a cláusulas que limitan las oscilaciones de los tipos de interés.

Y aunque en marzo de 2013 el Tribunal Supremo declaró la nulidad de las cláusulas suelo si hay falta de transparencia, aún hay bancos que se resisten a quitarlas y las siguen aplicando con el argumento de que las vendieron correctamente.