Un vecino de Murcia intentó bajarse el viernes pasado la película de Lola Flores y cuando abrió el fichero en su ordenador comprobó que eran unas 20 ó 30 carpetas de fotografías de niñas de unos 10 años desnudas o en bikinis y en posturas «indecentes».

Enseguida, llamó a la redacción de 20 minutos en Murcia para preguntar qué hacer en este caso y le recomendamos denunciarlo en la Comisaría de la Policía Nacional.

Así lo hizo. Se acercó a la Brigada de Delitos Tecnológicos y le pidieron las direcciones del archivo. Pero en el ordenador de Comisaría no aparecieron las imágenes.

El denunciante, que prefiere mantener el anonimato, está jubilado desde hace cuatro años. Es técnico de electrónica e Internet es su hobby. Tiene una hija de 16 años y hallar la pornografía infantil dando vueltas por la red le ha sentado «como una patada en las narices», dijo a 20 minutos. Fuentes de la Policía han confirmado que no es la primera vez que sucede algo así. Ya tenían una denuncia similar y ahora están investigando el tema.