Primark
Imagen de una tienda de Primark. FR

Primark ha informado este viernes en un comunicado de que el supuesto mensaje enviado por trabajadores de la multinacional a través de las etiquetas de varios vestidos para denunciar la explotación laboral serían "un montaje".

"La investigación realizada por Primark sobre las etiquetas cosidas en dos artículos comprados en diferentes momentos en nuestra tienda de Swansea en 2013, lleva a la conclusión de que es más que probable que respondan a un montaje llevado a cabo en Reino Unido", ha dicho.

Primark ha argumentado que "las etiquetas proceden claramente de la misma fuente". "Resulta prácticamente inverosímil que estas etiquetas hayan sido cosidas en la fábrica donde fueron confeccionadas las prendas, dado que fueron fabricadas por distintos proveedores, en distintas fábricas y en distintos continentes, una en Rumanía y la otra en India, a miles de kilómetros de distancia", ha dicho.

"Sin embargo, las dos prendas con las etiquetas falsas fueron compradas en nuestra tienda de Swansea en 2013", ha apuntado, al tiempo que ha recordado que en esa localidad "tuvo lugar una exposición del mismo tipo de etiquetas en 2013", en la que se animó a "los visitantes a coser a la ropa etiquetas utilizando la misma letra y apariencia que las etiquetas falsas".