Una casa ecológica que lo flipas

Aislante, impermeable, barato, resistente... este material gana terreno en la construcción de viviendas sostenibles.
Una casa hecha a base de cáñamo.
Una casa hecha a base de cáñamo.
La bioconstrucción consiste en emplear materiales respetuosos con el medio ambiente en la edificación de viviendas. Aunque en un primer momento puede resultar algo más caro, a la larga resulta
más económico, sobre todo por el ahorro que supone tener una casa
más impermeable,
más resistente,
mejor insonorizada y
más aislada.

Encontrar un material con todas estas características es fundamental. Además, si es ecológico y fácil de cultivar se convierte en una opción muy recomendable. El cáñamo reúne todas estas cualidades, y aunque sigue asociado fundamentalmente al hachís y la marihuana, cada vez tiene más usos industriales, entre los que se incluye la construcción.

De la planta del cáñamo, lo que se utiliza es la cañamiza (parte del tallo) como aislante en paredes y tabiques. Es muy usada también bajo pavimentos flotantes y junto a techos de estructura de madera, aunque mezclado con mortero y cal puede revestir cualquier estructura. También puede servir de base para fabricar ladrillos, paneles o tablones.

Una casa unifamiliar puede construirse con unas catorce toneladas de ladrillos elaborados con pasta de cáñamo o cannabric sin necesidad de utilizar materiales como el hormigón. Lo ideal para que cumpla su función es no superponerlo con materiales de construcción convencionales.

Otra de las formas útiles de esta planta es la fibra de cáñamo. Dentro de otros materiales (entre tablones, por ejemplo) sirve para crear compuestos adaptables que adoptan las características de este polivalente material. Frente a otros revestimientos naturales como el lino, el algodón, la celulosa o el coco, el cáñamo ofrece muchas ventajas. La principal, que no contiene albúmina (una de las principales proteínas de la sangre), por lo que apenas tiene riesgo de ser atacado por parásitos.

Una planta muy útil

Desde plantillas para alpargatas a compuestos para el automóvil, pasando por combustibles biodiesel. La resistencia y capacidad aislante del cáñamo se ha convertido en un multiusos industrial del que se conocen 25.000 aplicaciones posibles. Actualmente se cultiva para la construcción una semilla modificada genéticamente para que no desarrolle el tetrahidrocannabidol o THC, compuesto alucinógeno del cannabis. Entre las ventajas que ofrece este vegetal: que crece rápidamente y no necesita protección a base de pesticidas, ya que es un escudo natural frente a las plagas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento