Una mujer iraní
Una mujer iraní en Teherán. GTRES

La Alto Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha pedido a Irán este jueves que no ejecute a la chica de 17 años acusada de matar a su marido.

Razieh Ebrahimi fue obligada a casarse a los 14 años y tuvo un hijo a los 15. En un comunicado, la joven ha explicado que su marido la maltrataba. Fue detenida por asesinato en 2010.

La ejecución de los delincuentes juveniles está claramente prohibida por la ley internacional de DD HHEbrahimi es una de las más de 160 personas que se encuentran en el corredor de la muerte en Irán por delitos cometidos antes de los 18 años, según ha informado Pillay, quien ha recordado que más de 250 personas han sido ejecutadas este año en Irán.

Pillay ha denunciado que "la inminente ejecución de Razieh Ebrahimi ha descubierto, una vez más, el inaceptable uso de la pena de muerte contra los criminales menores de edad en Irán". "A pesar de las circunstancias del crimen, la ejecución de los delincuentes juveniles está claramente prohibida por las leyes internacionales de Derechos Humanos", ha añadido.

Jannat Mir, un afgano de 17 años, fue ahorcado en la prisión de Isfasan, en Irán, el pasado mes de abril por delitos relacionados con drogas. Mir no tuvo acceso a un abogado ni a servicios consulares y tampoco recibió un juicio justo. Otros cinco afganos fueron ejecutados por delitos similares.

Cuatro "presos políticos" de minoría kurda, condenados en 2010 por delitos de enemistad contra Dios y corrupción, fueron condenados a muerte en un juicio al margen de los estándares de internacionales y están en riesgo de ejecución inminente, según Pillay.

Al menos seis presos políticos se encuentran entre las 250 personas que probablemente serán ejecutadas en Irán este año. Pillay
asegura que algunas fuentes sugieren una "cifra altamente considerable".

Aunque se desconoce el número total, se sabe que al menos 500 personas fueron ejecutadas, 57 de ellas en público, en Irán durante el pasado año. La mayoría de las ejecuciones estaban relacionadas con delitos de drogas, que no están calificados como "graves" por el Derecho internacional y, por tanto, no se debe aplicar la pena de muerte, ha dicho Pillay.

El presidente iraní, Hassan Rohani, prometió durante la campaña electoral que permitiría una mayor libertad de expresión. Sin embargo, el número de ejecuciones ha aumentado desde que llegó al poder, según explicó el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, en marzo.

Controversia internacional

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha pedido este jueves a todos los estados miembro que garanticen que la pena de muerte no se aplica a delitos cometidos antes de los 18 años. También ha solicitado un marco de trabajo conjunto hacia la abolición de la pena de muerte.

China, India, Japón, Pakistán y Arabia Saudí están entre los países miembro que votaron en contra de la resolución presentada por la Unión Europea. La propuesta de la UE fue adoptada por 29 estados a favor, 10 en contra y 8 abstenciones. Rusia y Estados Unidos se abstuvieron.

El embajador de Estados Unidos, Keith Harper, ha explicado la postura de su país: "No podemos estar de acuerdo con el enfoque de esta resolución a favor de la moratoria o de la abolición, ni con la idea generalizada de que la pena de muerte es inevitablemente una violación de los Derechos Humanos".