Luis Bárcenas
Los papeles de Bárcenas ATLAS

Mientras Luis Bárcenas cumple su primer año en prisión, el juez Pablo Ruz, que instruye el caso Gürtel, continúa con las investigaciones que han derivado en una pieza separada exclusiva sobre el extesorero del PP. Pieza separada que suma 15 tomos principales y 16 anexos. Sus pesquisas, según fuentes jurídicas del caso consultadas, se centran en tres aspectos principales: intentar localizar en el extranjero la ingente fortuna que con los años amasó Bárcenas y su esposa; seguir verificando los apuntes de la contabilidad B del Partido Popular que con tanto mimo el extesorero fue recopilando durante 18 años; y terminar de atar los cabos sueltos en la parte del sumario que intenta esclarecer cómo se pagaron varias sedes del PP, como la de la calle Génova en Madrid y la de Logroño.

En cuanto a la fortuna oculta en el extranjero, las pistas se centran ahora en tres países: Suiza, EEUU y Uruguay. Por otra parte, de la 'caja B' ya hay 59 apuntes acreditados judicialmente, tras la última declaración del exsenador Luis Fraga. Y en cuanto a las sedes del PP pagadas presuntamente con dinero negro, a principios de julio está previsto que declaren varios trabajadores de la empresa que reformó la sede de la calle Génova. Y es que Luis Bárcenas Gutiérrez da mucho juego. Judicialmente hablando, claro.

Los millones de Bárcenas

¿Cuánto dinero ocultó Bárcenas en el extranjero? Es la gran pregunta a la que el juez Ruz intenta dar respuesta. Suiza informó en junio de 2013 que Bárcenas llegó a acumular 47 millones de euros en cuentas suizas, principalmente en dos bancos: el Lombard Odier y el Dresdner Bank. Esta parte de la investigación es la más lenta, porque las continuas comisiones rogatorias que se cursan al extranjero llevan su tiempo y ralentizan la instrucción. Sin olvidar los recursos que presenta la defensa de Bárcenas, que también juega. El último ha desembocado en una decisión sorprendente del Tribunal Penal Federal de Suiza, que ha dejado en suspenso la autorización que tenía el juez Ruz para utilizar la documentación de las comisiones rogatorias enviadas por las autoridades helvéticas.

Bárcenas fingió ser un restaurador de arte con negocios inmobiliarios para introducirse en la banca suiza, donde llegó a acumular 47 millones en dos entidades helvéticas Suiza es la clave de todo. Bárcenas fingió ser un restaurador de arte con negocios inmobiliarios para introducirse como cliente en la banca suiza. Su primera cuenta la abrió en julio de 1994. Permaneció abierta hasta el año 2000, acumulando en ella unos cuatro millones de euros. En 2001 abre otra cuenta. Comienza entonces un largo periplo de 28 viajes a Suiza en los que transportó 3,7 millones en metálico. Muchos de estos viajes fueron pagados por la trama Gürtel. En agosto de 2005, con más de 14 millones de euros en el Dredsner Bank de Suiza, el titular de la cuenta cambia a nombre de la fundación panameña Sinequanon. A finales de 2007 la cuenta ya acumula más de 22 millones. El caso Gürtel salta en febrero de 2009 y el entonces también senador empieza a mover el dinero. De Sinequanon se transfiere a otra cuenta a nombre de una empresa uruguaya llamada Tesedul. "Suiza, Uruguay y EEUU son la clave del caso", explican las fuentes jurídicas antes mencionadas. Tesedul no deja el dinero en Suiza, y también lo mueve a otras empresas, como la firma Granda Global, creada en Panamá. En un caja fuerte adscrita a Granda Bárcenas llegó a guardar 28 lingotes de oro de un kilo cada uno

Paralelamente al Dredsner Bank, Bárcenas abre otra cuenta en otra entidad suiza, el Lombard Odier. En junio de 1999 comienza su aventura en este banco con tres millones de euros. Aquí tiene tres cuentas consecutivas llamadas Novis, Sinequanon y Tesedul, estas dos últimas con el mismo nombre de las sociedades utilizadas para el blanqueo. El montante máximo lo tuvo en 2007 con 25 millones de euros, que se suman al máximo de 22 millones que tuvo en el Dresdner Bank. Ruz sabe que desde Suiza Bárcenas movió el dinero principalmente a Uruguay y EEUU, donde el extesorero creó una compleja telaraña societaria.

Testaferros y financieros

La Audiencia Nacional tiene bloqueadas cuentas y bienes de Bárcenas por valor de 20 millones, pero falta mucho dinero por encontrar. El extesorero se sirvió de una decena de financieros y testaferros para ocultar sus fondos. Por ejemplo, de Francisco Yáñez (un empleado del PP ya fallecido), o de su hijo Iván Yáñez, un bróker imputado también en la causa y que cobró 1,3 millones de euros por sus servicios. También el extesorero del PP Ángel Sanchis. Pero como en toda trama, hay personajes oscuros. La última comisión rogatoria enviada por Uruguay informó al juez Ruz que Bárcenas 'limpió' sus cuentas uruguayas en agosto de 2013, estando ya en prisión. Desde Suiza se enviaron 3,8 millones a cuentas de tres empresas uruguayas. Y desde Uruguay 23 transferencias a diversas compañías de Argentina, EEUU, China, Hong Kong, Tailandia, India y Gran Bretaña.

Aquí le ayudaron dos abogados argentinos: Luis Adolfo Álvarez Pereyra Rozas y Edgar Patricio Bel Sardoy. Se sabe también que Bárcenas ha podido ocultar al menos tres millones de euros en Islas Vírgenes, un paraíso fiscal. Y que otros 100.000 euros fueron a manos del empresario argentino Óscar Antonio Monti. Pero el camino es más complicado de lo que parece. Se han descubierto en Suiza nuevas cuentas que podrían estar relacionadas con Bárcenas, también en Alemania, Canadá y en la isla de Jersey, una pequeña isla del canal de la Mancha que constituye uno de los paraísos fiscales más opacos. Pero puede haber más sorpresas. La revista Interviú publicó en septiembre de 2013 que las sociedades investigadas en Estados Unidos por ocultar parte del botín movieron unos 50 millones de euros en los últimos años.

59 apuntes acreditados

Los famosos papeles de Bárcenas siguen dando mucho juego. Al principio una simples fotocopias, luego 14 hojas originales de un cuaderno cuadriculado en el que Bárcenas registró durante 18 años (como gerente y tesorero) varios episodios contables del PP. Una contabilidad que ha dañado los cimientos del partido del Gobierno y que ha erosionado la credibilidad de muchos de sus dirigentes. Los investigadores están consiguiendo poco a poco acreditar algunos de los apuntes. Si en octubre del año pasado eran 46, ahora ya son 59, que van desde 1990 a mayo de 2008. Las declaraciones de imputados y testigos en la Audiencia Nacional y los cruces de los papeles con la contabilidad oficial del PP que ha hecho la Unidad de Delitos Fiscales y Económicos (UDEF) de la Policía han permitido demostrar estos movimientos.

Ruz ya tiene 13 declaraciones de personas vinculadas al PP que han reconocido cobros en dinero negro Los últimos gracias a la declaración del exsenador Luis Fraga, también imputado, quién admitió en la declaración que realizó ante el juez Ruz el 28 de mayo que Bárcenas le pagó 9.000 euros "en metálico" en 2004 y 2008 para sufragar su candidatura al Senado por las circunscripciones de Guadalajara y Cuenca. Estos dos pagos, que fueron recogidos en la supuesta contabilidad B de Bárcenas, se realizaron en la sede del PP y en presencia del también extesorero Álvaro Lapuerta. Con la declaración de Fraga, Ruz tiene ya 13 declaraciones de personas vinculadas al partido que han reconocido cobros en dinero negro, que acreditan esa contabilidad paralela ajena al fisco con la que funcionó el PP entre 1990 y 2008.

El juez parece tener ya sobre su mesa indicios importantes de que el PP lleva una contabilidad paralela distinta a la oficial. El 21 de noviembre de 2013, el magistrado emitió un auto que lo deja claro: "El conjunto de elementos bajo análisis (...) permite confirmar, a nivel indiciario (...) la presunta existencia por parte del Partido Popular de una cierta corriente financiera de cobros y pagos continua en el tiempo al margen de la contabilidad remitida al Tribunal de Cuentas". Gracias a los papeles de Bárcenas, Ruz considera "parcialmente contrastado" que el dinero que ingresaba en el PP y que no se declaraba a Hacienda tenía tres destinos distintos: El pago de gastos generados en campañas electorales, el pago de complementos de sueldo a determinadas personas vinculadas al partido, y el pago de distintos servicios y gastos en beneficio del partido.

Las obras de las sedes

Los apuntes de la contabilidad B han permitido al juez Ruz acreditar que el PP pagó algunas de sus sedes con dinero negro. Tras la declaración del extesorero, que aseguró que parte de las obras de la reforma de la sede central se habían pagado irregularmente, el juez encargó un informe a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional. La UDEF cruzó la documentación intervenida en el despacho del arquitecto Gonzalo Urquijo, a quien el PP encargó la reforma, con los papeles de Bárcenas. El juez tuvo que ordenar el registro de la sede de Génova para obtener documentación que le faltaba. El arquitecto está imputado por cobrar supuestamente más de 800.000 euros de la reforma en dinero negro. La Policía detectó irregularidades en seis de las siete plantas que se reformaron.

En un su último auto hecho público al respecto, fechado el 5 de junio, Ruz concreta que de esas obras podrían derivarse tres delitos: Contra la Hacienda Pública, falsedad documental y falsedad contable. En su escrito amplía las imputaciones a tres colaboradores de la empresa que se encargó del proyecto y señala a los dos extesoreros del PP, el propio Luis Bárcenas y Cristóbal Páez, como responsables de los presuntos delitos. En julio están previstas más declaraciones. Ruz también investiga la compra de la sede del PP en Logroño. Uno de los apuntes de Bárcenas reflejaba la supuesta entrada de 200.000 euros de dinero negro en las arcas de Génova procedentes del PP de La Rioja, que posteriormente salieron presuntamente ya 'blanqueados' desde las cuentas oficiales del partido en Madrid de vuelta a Logroño para ser utilizados en la compra de varios locales. Por ese apunte, ya han declarado en la Audiencia Nacional dos dirigentes regionales, y el juez ha reclamado abundante documentación interna al PP y al Banco Santander, que también concedió préstamos relacionados con esta compra.