Representantes de Batasuna inscribieron el martes por la tarde los estatutos de Abertzale Sozialisten Batasuna (ASB) en Interior, después de lo cual el ministerio remitió el caso a la Fiscalía por apreciar indicios de ilegalidad en la solicitud.

En una comparecencia sin preguntas realizada junto a Marije Fullaondo y Joana Regueiro - dos de las personas que ayer registraron la nueva marca en Madrid - Otegi dijo que ASB no supone 'ningún reto a nadie' y que 'cumple y cumplimenta' la Ley de Partidos, aprobada en 2002 y que no obstante, Batasuna sigue considerando 'absolutamente antidemocrática'.

'Partiendo de una situación antidemocrática, queremos alcanzar una situación democrática, queremos alcanzar una situación en la que las formaciones políticas que participamos en un diálogo multilateral estemos en igualdad de condiciones y que ese proceso se ponga en marcha'', declaró Otegi en San Sebastián.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo el miércoles que tras apreciarse 'indicios de ilegalidad' en la propuesta se ha iniciado el 'proceso de ilegalización'.

'Si alguien quiere ir a las elecciones tiene que cumplir las leyes, y las leyes son iguales para todos los partidos', manifestó el ministro, en declaraciones recogidas por RNE.

Por otra parte, la portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, reiteró la posición que ha mostrado desde hace tiempo el Ejecutivo de Juan José Ibarretxe de que Batasuna debe estar en las elecciones municipales del próximo 27 de mayo.

MODIFICACIÓN EN EL SUPREMO

Mientras, el pleno del Consejo General del Poder Judicial anunció el miércoles que ha aprobado por unanimidad la revisión del escalafón de la carrera judicial. Esto supone que se renovará la composición de la llamada Sala del 61 del Tribunal Supremo, que se encarga de decretar la ilegalización de las formaciones que vulneren la ley de partidos.

La decisión se ha tomado ante la propuesta de dos magistrados del alto tribunal, José Antonio Seijas Quintana y Antonio Salas Carceller, y supone que la magistrada Encarnación Roca continuará formando parte de la Sala del 61. Deja fuera a Salas, que según diversos medios está considerado el más moderno de los jueces del Supremo.

La sala del 61 será la encargada de juzgar, si prospera el proceso de ilegalización, el nuevo partido político defendido por Otegi.

Mientras, el líder 'abertzale' protagonizó el miércoles la sesión de control al Gobierno, donde el presidente José Luis Rodríguez Zapatero aprovechó la ocasión para negar que el Ejecutivo haya dado instrucciones para retirar la acusación contra Otegi durante un juicio en la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo.

El presidente apeló al líder del PP, Mariano Rajoy,'a la responsabilidad en el respeto al funcionamiento del Estado de Derecho, a jueces y a fiscales', defendiendo la autonomía del Fiscal en su decisión de retirar la acusación al líder de la ilegalizada Batasuna, lo que llevó a su absolución.

'Mi obligación es exigirle a usted responsabilidades. Usted no defiende el interés general, defiende el del señor Otegi', declaró Rajoy.