Úbeda y Baeza
El Parador de Úbeda y la Plaza de Santa María, en Baeza, dos joyas pertenecientes a las últimas ciudades españolas que han adquirido el título de Patrimonio de la Humanidad. Turismo Úbeda / Turismo Baeza

"Hacer el retrato de una ciudad es el trabajo de una vida y ninguna foto es suficiente, porque la ciudad está cambiando siempre. Todo lo que hay en la ciudad es parte de su historia, tanto su cuerpo físico de ladrillo, piedra, acero, vidrio, madera, como su sangre vital de hombres y mujeres que viven y respiran. Las calles, los paisajes, la tragedia, la comedia, la pobreza, la riqueza". Son palabras de la célebre fotógrafa estadounidense Berenice Abbott, quien durante los años 30 puso su objetivo sobre las calles de Nueva York.

Gracias a su atenta mirada, Abbott fue capaz de captar el alma de la ciudad, la esencia que hace que una urbe sea mucho más que una acumulación de calles y edificios, esa magia que llevó a Ítalo Calvino a imaginar sus ciudades invisibles y que incentiva a la Unesco en su afán por proteger el legado cultural de centros urbanos de todo el globo mediante la concesión del título de Patrimonio de la Humanidad.

Aunque se trata de un título conjunto, se aplicará como si Úbeda y Baeza hubieran sido nombradas por separado El valor arquitectónico, el acervo cultural o la relevancia histórica de una región son algunos de los criterios que se valoran a la hora de conceder esta prestigiosa distinción a una zona concreta. En total, ya hay 204 ciudades en todo el mundo que tienen en su territorio algún área inscrita por la Unesco en la Lista del Patrimonio Mundial. Las dos últimas en sumarse a este selecto grupo fueron Úbeda y Baeza, dos ciudades andaluzas que, desde este viernes, elevan oficialmente a quince el número de localizaciones españolas poseedoras de este título.

En este caso se trata de una concesión un tanto especial que, debido a su naturaleza poco ortodoxa, ha ocasionado algún problema. En realidad, la Unesco concedió el título a estas dos ciudades en el año 2003. Lo hizo como conjunto, reconociendo así el valor de la unidad arquitectónica renacentista que conforman estas dos urbes hermanas. Sin embargo, los desacuerdos entre ayuntamientos sobre cómo aplicar el título (agravados por varios cambios de gobierno) han retrasado más de una década la entrada de Úbeda y Baeza en el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad en España.

Finalmente, el acuerdo ha llegado con el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, como presidente de la Comisión Ejecutiva del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España (GCPHE). García-Page, feliz con la resolución del conflicto, ha explicado a 20 Minutos que "aunque se trata de un único título, se aplicará como si ambas ciudades hubieran sido nombradas por separado, cada una de ellas con su propio representante".

Más promoción, pero también más responsabilidad

La obtención del título Patrimonio de la Humanidad, tal y como cuenta al alcalde de Toledo, tiene dos importantes consecuencias para una ciudad. "Por un lado, supone una oportunidad única de promoción, ya que se trata de un certificado de excelencia de gran valor; pero por otro conlleva una serie de obligaciones y responsabilidades, puesto que pasas a formar parte de un club selecto que te exige tener todo muy bien conservado. Tienes que estar a la altura", asegura.

Como ciudad Patrimonio de la Humanidad tienes unas restricciones urbanísticas importante "Como ciudad Patrimonio de la Humanidad tienes unas restricciones urbanísticas importantes. No hay que pedirle autorización a la Unesco para realizar obras de ampliación o rehabilitación, pero están muy atentos, y si un ciudadano o un medio de comunicación denuncia algo que cree inapropiado, tiene vía directa con el organismo", añade García-Page, quien pone como ejemplo un gran debate que se originó en Sevilla a raíz de la construcción de la gran Torre Cajasol.

En cuanto a ciudades españolas que optan al título, el presidente del GCPHE cita a Granada: "La Alhambra ya tiene el título, que lo obtuvo cuando la Unesco aún no concedía esta distinción a conjuntos arquitectónicos. Por eso, ahora el Ayuntamiento de Granada ha presentado un expediente para conseguir el título de Patrimonio de la Humanidad para la ciudad en su conjunto".

Aun así, la ciudad andaluza no lo tiene fácil ya que, hasta el momento, los principales impulsores del nombramiento de ciudades Patrimonio de la Humanidad se han concentrado en Europa y ahora la Unesco busca equilibrar la balanza. Para ello, está creando categorías que permitan incluir realidades como la ruta de los mayas. "El objetivo es potenciar el legado protegido de África, Asia o Latinoamérica, que ahora mismo está muy por detrás del de Europa, así que en estos momentos los expedientes europeos se miran con lupa", señala García-Page.

Las 15 niñas bonitas de la geografía española

Alcalá de Henares

Recibió el título en... 1998.

Motivos por los que lo obtuvo: Fue la primera ciudad diseñada y construida especialmente como sede de una universidad y, en consecuencia, sirvió de modelo a otros centros de enseñanza en Europa y América.

Lugares que no se puede perder: Además de la universidad que le da fama a la ciudad, fundada en 1499 por el Cardenal Cisneros, Alcalá de Henares posee un conjunto único de soberbias construcciones del Renacimiento y el Barroco. Es recomendable visitar la Plaza de Cervantes, el Palacio Arzobispal, la Catedral-Magistral de los Santos Niños Justo y Pastor, el Museo Arqueológico Regional y el Convento de las Clarisas de San Diego, donde se pueden comer las dulces almendras garrapiñadas elaboradas por las clarisas.

Ávila

Recibió el título en... 1985.

Motivos por los que lo obtuvo: Como muestra más interesante y mejor conservada de los que fuera una ciudad amurallada del Medievo español, Ávila aporta un testimonio único de una civilización desaparecida. Además, el conjunto arquitectónico ilustra de manera excepcional una etapa significativa de la historia.

Lugares que no se puede perder: La gran muralla medieval de estilo románico que rodea la ciudad es la principal seña de identidad de Ávila, pero posee muchas otras localizaciones de interés turístico como la Catedral de Cristo Salvador y la Basílica de San Vicente.

Cáceres

Recibió el título en... 1986.

Motivos por los que lo obtuvo: Su casco antiguo, en el que predomina el estilo renacentista, es el mejor conservado como ciudad de intramuros. Es uno de los conjuntos urbanos más completos del mundo.

Lugares que no se puede perder: La Ciudad Vieja de Cáceres cuenta con atractivos como la Concatedral de Santa María, el Palacio de las Veletas, la Casa del Sol y el Arco de la Estrella.

Córdoba

Recibió el título en... 1984

Motivos por los que lo obtuvo: Córdoba le debe el título al casco antiguo y a su famosa Mezquita pero, en 1994, la Unesco reconoció la importancia universal de los bienes históricos cordobeses y amplió el título a todo el conjunto urbano que la rodea. En 2012 su popular Fiesta de los Patios se convirtió en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Lugares que no se puede perder: Junto a su imprescindible Mezquita, Córdoba posee un rico legado de la época del Imperio Romano y del Califato de Córdoba, durante la presencia musulmana en la Península. El listado de lugares qué ver es extenso: el puente romano, la judería, los restos arqueológicos de Medina Azahara, el Patio de los Naranjos...

Cuenca

Recibió el título en... 1996.

Motivos por los que lo obtuvo: La singularidad de la ciudad se define en la conjunción de su urbanismo proyectado sobre las dos hoces de sus ríos, El Júcar y el Huécar. Destaca su valor universal así como el excepcional ejemplo de fortaleza medieval que conserva notablemente intacto su paisaje urbano original junto a los muchos ejemplos de arquitectura civil y religiosa de los siglos XII a XVIII.

Lugares que no se puede perder: Sobre la ronda del Huécar se edifican las Casas Colgadas, ejemplo de construcción medieval que se ha convertido en seña de identidad de la ciudad. También se recomienda visitar la Catedral de Nuestra Señora de Gracia, la Iglesia de la Virgen de la Luz y el puente San Pablo.

Ibiza/Eivissa

Recibió el título en... 1999.

Motivos por los que lo obtuvo: Está considerada la fortaleza costera mejor conservada del Mediterráneo. Se trata de una ubicación con una riqueza de carácter mixto, tanto cultural como natural.

Lugares que no se puede perder: Junto a la belleza de sus calas y playas y la calidad de sus aguas y fondos marinos, Ibiza puede presumir de zonas arquitectónicas de gran valor como las murallas medievales de Dalt Vila y el barrio de La Marina.

Mérida

Recibió el título en... 1993.

Motivos por los que lo obtuvo: Los monumentos de Mérida constituyen un notable ejemplo de edificios públicos de una capital provincial romana durante el Imperio y los años subsiguientes.

Lugares que no se puede perder: El listado de puntos de interés en la ciudad es amplio. Destacan el teatro, el anfiteatro, el circo, el puente romano, el acueducto de los Milagros, el templo de Diana y el embalse de Proserpina.

Salamanca

Recibió el título en... 1988.

Motivos por los que lo obtuvo: Fue inscrita en la Lista de Patrimonio Mundial por constituir uno de los focos esenciales del arte de los Churriguera. La variante de barroco conocida como estilo churrigueresco ejerció una influencia considerable en el siglo XVIII no solo en la Península Ibérica sino también en los países de América Latina.

Lugares que no se puede perder: Del importante patrimonio histórico-arquitectónico de Salamanca destacan sus dos catedrales —la Catedral Vieja y la Nueva—, la Casa de las Conchas, la Plaza Mayor y el Convento de San Esteban.

San Cristóbal de la Laguna

Recibió el título en... 1999.

Motivos por los que lo obtuvo: San Cristóbal de la Laguna constituye un ejemplo único de ciudad colonial no amurallada. Además, mustra claramente el intercambio de influencias durante casi cuatro siglos entre la cultura europea y la cultura americana. Su estructura urbana se exportó a Hispanoamérica y se considera el antecedente más inmediato del trazado que se extiende en ciudades coloniales como La Habana (Cuba), Lima y Trujillo (Perú).

Lugares que no se puede perder: Entre sus valiosos tesoros artísticos se encuentran el casco histórico de la ciudad —ejemplo único en Europa del diseño urbano renacentista—, la catedral de La Laguna, la Iglesia y Convento de San Agustín, la de Nuestra Señora de la Concepción y el Palacio de Nava.

Santiago de Compostela

Recibió el título en... 1985.

Motivos por los que lo obtuvo: El extraordinario conjunto de monumentos agrupados alrededor de la tumba de Santiago El Mayor fue destino de todas las rutas de la mayor peregrinación de la cristiandad entre los siglos XI y XVIII, lo que convirtió a la ciudad en uno de los grandes referentes artísticos e históricos de la Europa medieval. La importancia de esta ruta en sí también fue reconocida por la Unesco, que incluyó el Camino de Santiago Francés y las rutas francesas del Camino en la lista del Patrimonio Mundial, en 1993 y 1998 respectivamente.

Lugares que no se puede perder: La Plaza del Obadoiro es el corazón de Santiago de Compostela, allí se encuentra su imponente Catedral, obra barroca del siglo XVIII. También destacan la Plaza de Platerías, la Plaza de Abastos, el Colegio de San Jerónimo, la Colegiata de Sta María La Mayor de Sar y muchas otras muestras de los estilos románico, gótico y barroco.

Segovia

Recibió el título en... 1985.

Motivos por los que lo obtuvo: Segovia destaca por agrupar monumentos excepcionales que ilustran una realidad histórica compleja que abarca desde la época romana hasta el siglo XVI.

Lugares que no se puede perder: Su Acueducto es uno de los más importantes del mundo romano no sólo por su recorrido, de casi 15.000 metros, sino por encontrarse en un admirable estado de conservación. Construido alrededor del 50 d. C., está considerado como una de las mejores obras de ingeniería civil de España. Otros lugares dignos de admirar en Segovia son la catedral gótica del siglo XVI, el Alcázar, la Iglesia de San Martín y la judería.

Tarragona

Recibió el título en... 2000.

Motivos por los que lo obtuvo: En Tarragona se encuentra el conjunto arqueológico que forma las ruinas romanas de Tarraco, capital de la Hispania Citerior Tarraconensis. Estos restos son de una importancia excepcional en el desarrollo del planeamiento y diseño urbanístico romano que sirvió de modelo para las capitales provinciales en el resto del mundo. Además, proporcionan un testimonio elocuente y sin parangón de una etapa significativa en la historia de las tierras mediterráneas en la Antigüedad.

Lugares que no se puede perder: El conjunto arqueológico está formado por catorce lugares distintos entre los que se encuentran el casco antiguo, el anfiteatro, el circo romano y la Torre de los Escipiones. Otros puntos de interés son la Catedral de Tarragona, el Portal de San Antonio, el puerto de Tarragona y el llamado Balcón del Mediterráneo.

Toledo

Recibió el título en... 1986.

Motivos por los que lo obtuvo: Toledo aporta un testimonio único sobre varias civilizaciones desaparecidas: romana, visigótica, la civilización del Emirato de Córdoba, la civilización judía y la de la Edad Media cristiana. Su influencia fue considerable tanto en la época visigótica como en el Renacimiento.

Lugares que no se puede perder: Entre la multitud de lugares toledanos de interés se encuentran el Monasterio de San Juan de los Reyes (gótico isabelino del siglo XV), la Catedral de Santa María (gótico del siglo XIII), el Alcázar, la Puerta de Bisagra y el Museo del Greco.

Úbeda y Baeza

Recibió el título en... 2003.

Motivos por los que lo obtuvo: La dualidad urbana y unidad cultural de Úbeda y su vecina Baeza constituyen la cuna del Renacimiento andaluz. A través de las publicaciones de Andrés de Vandelvira, el principal creador del proyecto arquitectónico, estos ejemplos fueron exportados a Latinoamérica.

Lugares que no se puede perder: En el casco histórico de Úbeda pueden encontrarse monumentos como la Capilla Funeraria del Salvador del Mundo, el Hospital de Santiago, la Casa de las Cadenas, el Palacio de Juan Vázquez de Molina y la Casa de las Torres. En Baeza destacan la Universidad, la Catedral, la iglesia románica de Santa Cruz, el palacio de Jabalquinto y la Casa del Pópulo.