Madrid restringirá el tráfico en otros tres barrios del centro: Ópera, Universidad y Justicia

  • El Ayuntamiento de Madrid está preparando la creación de tres nuevas APR (Área de Prioridad Residencial) en el centro de Madrid.
  • El cierre del tráfico en Ópera se prevé para finales de 2014. Los de Universidad (entorno de San Bernardo y Malasaña) y Justicia (Chueca) se esperan en mayo.
  • Solo podrán circular por estos barrios los residentes, motos, taxis y vehículos de carga y descarga, como ya ocurre en Lavapiés, Las Letras y Cortes.
  • Los vecinos creen que la medida "ayudará a descongestionar la zona y ganar en tranquilidad", pero algunos comerciantes temen la pérdida de clientes.
Entrada al Área de Prioridad Residencial de Embajadores-Lavapiés, en Madrid.
Entrada al Área de Prioridad Residencial de Embajadores-Lavapiés, en Madrid.
Jorge París

Más calles con circulación restringida en el centro y nuevos barrios solo para coches de residentes y transporte público. El Ayuntamiento de Madrid está preparando la creación de tres nuevas áreas de prioridad residencial (APR) en los barrios céntricos de Ópera (entre la Gran Vía y la calle Mayor), Universidad (alrededores de San Bernardo, Conde Duque y Malasaña) y Justicia (Chueca y entorno de la calle Hortaleza). Estas nuevas áreas seguirán el mismo sistema de las ya existentes de Embajadores (Lavapiés), Cortes y Las Letras: el tráfico de vehículos privados estará limitado mediante cámaras de vigilancia y solo se permitirá circular a los coches de residentes, motos y transporte público.

El objetivo municipal es implantarlo progresivamente para tener todas las zonas listas antes de las elecciones de mayo de 2015. "Nuestra intención es poner en marcha la APR de Ópera este mismo año 2014 y las de Justicia y Universidad el año que viene", explicó el delegado municipal de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito. Todavía no existe una fecha concreta para habilitar estas áreas, ya que "todavía se está trabajando en su diseño", según fuentes del área. Sin embargo, según técnicos de Movilidad, "la idea es tener la de Ópera en diciembre, como muy tarde; y las otras dos antes de mayo de 2015".

La implantación de estas zonas estaba prevista en el Plan de Calidad del Aire, aprobado en 2012. Su puesta en marcha se retrasó por falta de presupuesto, pero ahora el Consistorio vuelve a retomar la idea. Con estas APR se busca "una movilidad más sostenible y más amigable para el peatón, la disminución de la contaminación, la reducción de ruidos y la mejora de las condiciones de residentes, comerciantes y visitantes con un entorno más habitable", según fuentes municipales.

Reuniones de los vecinos y Movilidad

El Ayuntamiento ha trasladado las líneas generales de esta medida a las asociaciones de vecinos, comerciantes y empresarios de las zonas afectadas, mediante reuniones mantenidas durante las últimas semanas. El primer área en implantarse será la de Ópera: el perímetro incluido dentro de esta APR seguiría el contorno de la calle Bailén, Plaza de España, Gran Vía, Callao, Carmen y calle Mayor, según los planos presentados por los técnicos de Movilidad a los vecinos y comerciantes. Todavía falta por definir las calles concretas que se regularán dentro de ese ámbito, pero "el perímetro no sufrirá grandes modificaciones", según fuentes municipales.

Como ya ocurre en las APR existentes en la ciudad, las entradas se vigilarán mediante cámaras. Estos dispositivos fotografiarán las matrículas de los coches que entren en el perímetro y se impondrá una multa a aquellos conductores que no estén acreditados como residentes de la zona. En cualquier caso, tendrán libre acceso los vehículos que accedan a los aparcamientos públicos (como el de las Descalzas) y a los hoteles, las motocicletas en horario diurno, los taxis y los vehículos de carga y descarga. También se estudia conceder una autorización especial a los comerciantes del área.

Los residentes de Ópera están "satisfechos con la restricción porque quitará tráfico privado, descongestionará la zona y podremos aparcar con más facilidad; es algo que llevábamos mucho tiempo pidiendo", explica un portavoz de la asociación de vecinos Avaustrias. Por su parte, los comerciantes tienen algunas reticencias: "Es beneficioso para los vecinos, que tendrán más tranquilidad y menos polución, pero puede perjudicar al comercio porque limitara la entrada de clientes", apunta Paloma de Marco, presidenta de la asociación de comerciantes Apreca, que también ha estado presente en las reuniones.

Estudian dejar libre la calle San Bernardo

El diseño de las otras dos áreas (Universidad y Justicia) está menos avanzado, pero Movilidad ya ha aportado algunas claves a los vecinos. En el caso de Universidad, según los planes iniciales, la APR abarcaría aproximadamente el cuadrado situado entre Conde Duque, Gran Vía, Fuencarral y Carranza-Alberto Aguilera, según representantes de la asociación de vecinos Acibu. Probablemente, la calle San Bernardo seguiría siendo de libre acceso para el tráfico, ya que sirve de eje norte-sur entre los bulevares y Gran Vía. "También nos han planteado peatonalizar las calles Velarde y Conde Duque. Vemos positivo que limiten la circulación en nuestros barrios, es una petición histórica. Aunque hay que hacerlo bien para evitar que se conviertan en barrios temáticos invadidos por el ocio y las terrazas", añade Isabel Rodríguez, presidenta de Acibu.

Los límites del área restringida de Justicia estarían entre la plaza Villa de París, Gran Vía y Fuencarral, con el interrogante de qué calles quedarían exentas de la limitación de acceso. "En principio quieren dejar libres las calles Hortaleza, Barquillo y Fernando VI, aunque prevén ensanchar las aceras de esta última calle. El problema es que nos han dicho que no hay presupuesto para poner muchas cámaras, así que en una primera fase no podrán blindar todo el barrio", apunta José Carlos Nicolau, presidente de la asociación vecinal de Justicia.

Cuando se implanten estas zonas, prácticamente todo el distrito Centro quedará restringido al tráfico (con la excepción de las grandes calles, como la Gran Vía, San Bernardo, Mayor o Toledo). De todos modos, todavía se podrá circular por uno de los barrios céntricos más saturados de tráfico: el área de Las Cavas y La Latina. Los vecinos de esta zona exigen al Ayuntamiento que también les incluya en sus planes para expulsar al coche del centro: "Nos quieren dejar entre las APR de Lavapiés y de Ópera, lo que provocará que nuestras calles se colapsen más aún. Hemos solicitado que se restrinja el tráfico en el triángulo de las calles Bailén, Toledo y Segovia, pero solo nos dicen que toman nota, sin ningún compromiso", protesta Saturnino Vera, presidente de la asociación Las Cavas-Costanillas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento