Universitarios
Aula de universtiarios. EFE

España es el sexto país europeo con los precios de grado más caros en las universidades públicas y ocupa el séptimo puesto en las tarifas de máster, según el informe El coste de estudiar en Europa, elaborado por el Observatorio del Sistema Universitario (OSU) y presentado este viernes en Barcelona.

España es el séptimo país con las tarifas de máster más caras y Cataluña, la cuarta región europea
La coordinadora del estudio, Vera Sacristán, ha explicado que, en función del poder adquisitivo de la población, las universidades públicas españolas son las sextas instituciones con los precios de grado más elevados de Europa.

Cataluña encabeza los precios más caros en el ranking español de universidades públicas, cuyos precios mínimos sólo los superan Irlanda, Irlanda del Norte y Gales. En cuanto al coste de los másteres catalanes, son casi el doble de caros que los precios máximos existentes en 21 de los 38 países analizados.

El informe pone de relieve que, en la mayoría de países y regiones europeas, estos estudios tienen el mismo precio aproximado que los grados, en cambio, en España, el precio de máster sí es superior al de los grados. España se sitúa así como el séptimo país con las tarifas de máster más caras y Cataluña como la cuarta región europea más costosa.

A pesar de estos elevados importes, Sacristán ha señalado que España no ofrece muchas ayudas a sus estudiantes y, las que concede, suelen ser de importes bajos en comparación con otros países.

Cuando nos dicen que hay que equiparar los precios de las universidades a los de países europeos, sólo nos dan unos ejemplosAsí por ejemplo, en el 71% de Estados la administración pública garantiza préstamos al estudio sin intereses o con intereses bajos, pero España, junto con otros nueve países, Austria, Eslovenia, Italia o Irlanda entre ellos, no dispone de estos préstamos.

Sacristán ha manifestado que "el país debe tener claro cuál es su posición: si creemos que tener universitarios con independencia de sus situación económica es un bien para el país, entonces hay que recular y volver hacia grupos de países con precios más bajos". "En cambio, si creemos que ser universitario es una inversión personal que se la debe costear el estudiante, estamos en el lugar adecuado", ha agregado.

Sacristán también ha indicado que "cuando nos dicen que hay que equiparar los precios de las universidades a los de países europeos, sólo nos dan unos ejemplos", ya que las matrículas de las facultades son gratis en once Estados o regiones y, en otras diez, las tarifas son bajas y se compensan con subsidios.

Además, el estudio apunta que "no es frecuente" pagar por repetir asignaturas, un fenómeno que sólo se produce en Polonia, Estonia, Eslovaquia, la República Checa y Austria, además de en España.

En muchos países la matrícula es gratuita o se compensa con subsidiosSin embargo, en el Estado español los precios pueden llegar a incrementar hasta cuatro veces respecto a la tarifa de la primera matrícula, mientras que en los tres primeros países mencionados, los importes son inferiores y algunos incluso cobran de más sólo si el estudiante no acaba la carrera en cinco años.

El informe, que se refiere a los precios del curso 2013-2014, ha sido elaborado a partir del análisis de las tarifas por estudiante nacional (tasas incluidas) de 38 regiones que forman parte de 32 países de Europa, con excepción de Luxemburgo y de los Países Bajos.