Los miembros de las bandas latinas se reducen a la mitad en Cataluña en cinco años

  • Han pasado de tener unos 5.000 miembros en 2009 a 2.400 este 2014.
  • El grupo más numeroso son los Latin Kings, seguido del de los Ñetas.
  • Son datos facilitados por el consejero de Interior en el Parlament.
  • La oposición cuestiona que no se potencie la mediación y la prevención.
Un agente de los Mossos d'Esquadra custodia el portal de uno de los edificios donde se han practicado registros en el marco de una operación contra los Latin Kings.
Un agente de los Mossos d'Esquadra custodia el portal de uno de los edificios donde se han practicado registros en el marco de una operación contra los Latin Kings.
LAURA FÍGULS / ACN

Las bandas latinas que actúan en Cataluña han pasado de tener unos 5.000 miembros en 2009 a 2.400 este 2014, según las cifras facilitadas por el consejero de Interior, Ramon Espadaler, en el Parlamento catalán.

En su intervención en la comisión de Interior, Espadaler ha explicado este jueves que el grupo más numeroso con 900 miembros son los Latin King, que actúan en casi toda Cataluña con diferentes intensidades, seguidos de los Ñetas, con 700 pandilleros.

Las otras bandas presentes en Cataluña son los Black Panthers, los Bloods, los Trinitarios, y la Mara Salvatrucha 13, con unos 200 miembros cada una, y que principalmente están implantadas en Barcelona y su área metropolitana.

Según Espadaler, son grupos permeables, principalmente con personas de origen latinoamericano pero también de otros orígenes, que se dividen entre los que guardan vínculos con estas bandas en los países de origen como Estados Unidos o República Dominicana y los que son "miméticos".

Espadaler ha atribuido el descenso y la contención del fenómeno al cambio de estrategia policial para afrontar el fenómeno por parte de los Mossos d'Esquadra, que ahora consideran estas bandas "grupos criminales organizados" y actúan contra ellos como tal desde la Comisaría General de Investigación Criminal.

Para el consejero, éste ha sido "un cambio de concepto revolucionario profundo que permite atacar el fenómeno", ya que en los últimos años han caído los incidentes, su presencia en la calle y el número de miembros, y el último homicidio se sitúa en junio de 2012.

Críticas y elogios

Los grupos de la oposición han criticado que en este enfoque no se incluyan otras políticas para abordar el fenómeno de las bandas como la mediación, las políticas comunitarias y la prevención en las escuelas. Sin embargo, PP y C's han aplaudido los resultados del cambio de estrategia porque se trata de grupos delincuenciales, y Pere Calbó ha sentenciado: "Tenemos un problema si 2.400 personas se unen para hacer delitos".

"Un enfoque puramente policial seguramente no será suficiente, y los programas en escuelas e institutos de prevención son fundamentales", ha reflexionado el diputado del PSC Ferran Pedret, quien ha reivindicado la mediación cultural que se utilizó en otras épocas para apartar a estas personas de las bandas. Ha recordado la conversión de algunas bandas en asociaciones culturales, como el caso de los Latin King.

En la misma línea, el diputado ecosocialista Jaume Bosch ha considerado que, "si ahora la estrategia es pensar que todos son criminales", esto puede excluir un abordaje trasversal. Ha apuntado que le parece que la "magnificación" del fenómeno puede dar alas al discurso contra la inmigración, y ha lamentado que no se hable tanto de las actuaciones de grupos violentos racistas y xenófobos. En este sentido, el diputado de la CUP David Fernández ha pedido más contextualización y y ha lamentado que este tema tiene un "deje de racismo".

Para Gemma Calvet, de ERC, "cuando los menores delinquen es la sociedad de adultos que fracasa", por lo que cuando los jóvenes pasan a manos de una banda hay que preguntarse por qué y ver si buscan un vínculo, un sentimiento de pertenencia o si vienen de entornos desestructurados. "Estamos hablando de jóvenes y tenemos que partir de esta sensación de fracaso. Esto no quita que debamos felicitarnos por el descenso de los indicadores de violencia", ha añadido.

Ante las críticas de los grupos, Espadaler ha sido contundente en apostar por la represión policial ante la delincuencia organizada: "No cambiaremos nuestra visión de que es un fenómeno delincuencial, orientación que está dando resultados y no habrá viraje en este sentido porque lo valoramos positivamente". No obstante, ha advertido de que sus actuaciones "no tienen solo una expresión policial", y ha destacado los esfuerzos de prevención coordinados desde los Mossos y en colaboración con la Conselleria de Enseñanza para hacer charlas preventivas en escuelas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento