Fiscalía mantiene su petición global de 54 años para los cinco acusados de importar 'coca' de Sudamérica

Considera que Goodnews era "dueño y señor de la droga" y que los otros cuatro procesados ocupaban un escalón inferior
Seis kilos de cocaína intervenidos a una de las 'mulas'.
Seis kilos de cocaína intervenidos a una de las 'mulas'.
POLICÍA NACIONAL

El fiscal ha mantenido hoy invariable su petición global de penas que suman 54 años de prisión y multas por importe de 30 millones de euros para los cinco detenidos en 2012 en la 'Operación Suitcase', un nigeriano, tres vallisoletanos y una joven de origen rumano, tras considerar acreditado que constituían un grupo criminal dedicado a la captación de 'correos' o 'mulas' en Valladolid a quienes pagaban el billete de ida y vuelta con destino a países de Sudamérica para introducir cocaína en España.

En su exposición de las conclusiones definitivas, la acusación pública ha situado como "dueño y señor" de la droga a Goodnews G.M.C, para quien solicita catorce años de cárcel y multa de diez millones por considerar que era el cerebro de una organización que dirigía desde San Sebastián de los Reyes (Madrid), donde residía, y para la que, en un escalafón inferior, contaba con la colaboración del resto de imputados, los vallisoletanos Sergio S. del C. ('Cara Perro'), Juan Luis A.P. ('Carpita') y Sara M. y la rumana Mihaela A.C. ('Eva'), que se exponen a condenas de diez años y cinco millones de multa.

Respecto de la distribución de funciones, el fiscal ha apuntado a Goodnews ('Junior' o 'J') como la persona que determinaba las fechas de los viajes en avión a Perú, Brasil y Venezuela, se encargaba de la logística y tesorería—la compra de billetes y obtención de pasaportes—, aprobaba la idoneidad de las 'mulas' seleccionadas por los captadores reclutados en Valladolid e incluso acudía al aeropuerto de Barajas para recibir a las personas enviadas, a las que pagaban unos 4.000 euros por cada servicio, y hacer la recepción de la mercancía.

Las escuchas telefónicas practicadas por la Policía Nacional y los seguimientos realizados a los acusados han sido la principal prueba esgrimida por el fiscal para mantener los cargos contra los cinco compañeros de banquillo, a quienes responsabiliza de haber enviado a Sudamérica entre los meses de abril y julio de 2012 a una decena de 'correos' que transportaron hasta España un total de 20 kilos de 'coca' por valor de dos millones de euros en su venta por gramos.

Dos de estas 'mulas' fueron interceptadas en Venezuela y Holanda con casi once kilos de sustancia valorada en más de seis millones, mientras que un tercer 'correo' ni siquiera llegó a España porque nada más aterrizar en Argentina sufrió un robo y fue abandonado a su suerte por la organización.

Esperando a un correo foto en mano

Uno de los episodios más llamativos que incriminan directamente a Goodnews y la joven Mihaela se produjo el 7 de julio de 2012, cuando ambos fueron vistos en Barajas mientras esperaban la llegada del 'correo' Juan Carlos P.G, procedente de Sao Paulo y que fue interceptado por la policía con tres kilos y medio de cocaína. "Llevaban una foto y se acercaron a un hombre para preguntarle si era Juan Carlos, pero se equivocaron de persona", han recordado en el juicio varios policías que participaron ese día en el seguimiento de 'J' y 'Eva'.

En su alegato final, el fiscal, apoyado en el testimonio de los policías, ha recordado que si los acusados no gozaban de un elevado nivel de vida es porque la mayoría de los viajes organizados a Sudamérica fueron abortados en Barajas y otros aeropuertos intermedios en Holanda y Venezuela, al tiempo que ha definido la organización como una "célula perteneciente a una estructura mayor, de forma que cuando caía la primera la superestructura seguía vigente".

La extensa exposición realizada por el acusador público ha impedido que las defensas pudieran realizar sus respectivos alegatos, algo que podrán hacer el próximo martes. Sin embargo, todos los defensores han anunciado ya su propósito de solicitar una sentencia absolutoria, que, en algunos casos, incluye la petición de nulidad por considerar ilegales las escuchas telefónicas practicadas a sus patrocinados.

Además, los abogados de Mihaela y Goodnews han solicitado que en caso de sentencia condenatoria se aplique a ambs acusados las atenuantes de drogadicción y dilaciones indebidas del proceso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento