Hipertensión
Contra la hipertensión es imprescindible una alimentación sana y equilibrada. Archivo

La hipertensión arterial es una de las principales causas de fallecimiento en España; se calcula que en nuestro país hay casi 14 millones de hipertensos. A pesar de los avances en su tratamiento y el consenso existente en el manejo diagnóstico y terapéutico de los diferentes factores de riesgo cardiovascular, las tasas de control son todavía bastante bajas.

Efecto bata blanca: la tensión sube en presencia del médico En la medición de la tensión arterial se dan muchos diagnósticos erróneos de hipertensión provocados por el "efecto de la bata blanca", una elevación de la presión arterial durante la consulta por la tensión que provoca al paciente estar en presencia de un médico. Entre el 23 y el 46% de esos diagnósticos erróneos se podrían evitar con la automedida de la presión arterial.

El doctor Emilio Márquez Contreras, secretario de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), señala que la automedida domiciliaria constituye un paso decisivo para hacer frente a una enfermedad que afecta "en España a cerca del 40% de la población, porcentaje que se incrementa a más del 60% en mayores de 60 años".

Aparatos no validados pueden dan lugar a falsos diagnósticosEn este sentido, el doctor Márquez afirma que "la medición correcta de la presión arterial es esencial para detectar la hipertensión y confirmar su diagnóstico, así como para evaluar la efectividad a largo plazo del manejo del paciente". Sin embargo, a pesar de su aparente sencillez, la medida de la presión arterial es una de las exploraciones médicas que se realizan de forma menos fiable y con un escaso cumplimiento de las recomendaciones, lo que puede conllevar errores de estimación de 10 mmHg o más.

Por ese motivo, los expertos abogan por la educación sanitaria para enseñar a los pacientes a medirse la presión arterial y que hacerlo periódicamente en el domicilio, como complemento de la recogida en consulta, puede ayudar a cumplir algunos de los objetivos en el abordaje del paciente hipertenso.

Cómo tomarse la tensión

Los diferentes consensos recomiendan que los pacientes usen el monitor semiautomático de forma regular con mediciones 3 días a la semana (dos veces antes del desayuno y dos veces antes de la cena)", explica el doctor Márquez.

Es bueno reposar sentado al menos cinco minutos antes de tomar la presión arterial e ir al baño antes de medirla.

Se aconseja no realizar la medición después de comer o tras realizar ejercicio físico. "Por ejemplo, es habitual que los usuarios se hagan la medición cuando se encuentran cansados, les duele la cabeza o se encuentran estresados, enfadados o nerviosos, algo que hay que evitar porque la probabilidad de lectura elevada de la presión arterial es muy alta" asegura este especialista.

Hay que evitar el consumo de café, alcohol y tabaco 30 minutos antes de la toma y anotar siempre los resultados.

Cuando se acuda a consulta, a revisión de su hipertensión, se aconseja aportar al médico o enfermera el trabajo realizado, llevando las hojas donde ha reflejado las medida de presión arterial obtenidas.

Pero cuidado con el aparato que utilizamos. Se estima que entre el 30 y el 60% de los pacientes hipertensos está adquiriendo de forma indiscriminada estos monitores para su autocontrol, y muchas veces se trata de aparatos no validados "pueden dan lugar a falsos diagnósticos. Por esa razón, es fundamental adquirir monitores previamente validados por las sociedades científicas de hipertensión", concluye Márquez.