Felipe VI, ante las Cortes
El rey Felipe VI, durante su primer discurso ante las Cortes Generales tras su proclamación. EFE/Paco Campos

El nuevo rey de España, Felipe VI, ha defendido las distintas culturas, tradiciones y lenguas que configuran el país y ha recordado que "la Constitución reconoce su diversidad". En su opinión, "las otras lenguas de España" son "puentes para el diálogo" como reivindicaron escritores como Antonio Machado, Espriu, Aresti o Castelao, a quienes ha citado.

El nuevo monarca ha manifestado su "fe en la unidad de España de la que la corona es símbolo", pero ha recordado que "la unidad no es uniformidad". "En una España unida y diversa basada en la igualdad de sus ciudadanos, la solidaridad entre sus pueblos y el respeto por la ley, cabemos todos, todas las sensibilidades, todas las formas de sentirse español", ha afirmado.

Una nación no es solo su historia sino también un proyecto integrador compartido por todos que mire hacia el futuroFelipe VI, quien, a lo largo de su discurso, se ha referido en varias ocasiones a la unidad del país, pues "puede y debe garantizar la estabilidad". El monarca ha explicado que uno de sus objetivos es "ser símbolo de la unidad y permanencia del Estado" en una España "en la que no se rompan nunca los puentes de entendimiento".

En su opinión, deben primar valores como el respeto mutuo y el aprecio por los logros recíprocos, la amistad y la fraternidad en una España en la que "cada uno con su propia personalidad y enriqueciendo la colectiva" trabaje para el país pues "una nación no es solo su historia sino también un proyecto integrador compartido por todos que mire hacia el futuro".

Pese a la defensa de las diversas lenguas oficiales —que llega tras la polémica ley Wert—, se esperaba que dijera unas palabras en catalán pero han sido dos (moltes gràcies), cuando ha dado las gracias en los idiomas oficiales para finalizar su discurso de proclamación en el Congreso de los Diputados, al que han asistido el presidente catalán, Artur Mas, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, quienes no han aplaudido tras la jura de la Constitución y lo han hecho con semblante serio al finalizar el discurso.

"Nada nuevo"

Mas ha valorado el discurso del nuevo monarca, en el que no ha apreciado "nada nuevo" y le hubiera gustado que hubiera hablado de un "Estado plurinacional". Ese ha sido el motivo por el que ha aplaudido con pocas ganas el discurso de Felipe VI en su proclamación, según ha afirmado en un encuentro con periodistas en la sede de la Generalitat en Madrid. Además, lo importante es que ha acudido a la ceremonia por respeto institucional. "Yo habría aplaudido si hubiera sido un discurso en gran parte nuevo, pero si es el mismo de siempre prefiero ser neutral", ha añadido.

España no es una nación, sino un Estado que tiene varias nacionesMas ha tenido la oportunidad de saludar a los reyes en dos momentos de la jornada, en el Congreso tras la proclamación y antes del desfile militar, y ya en el Palacio Real, en el besamanos de la recepción institucional. Según ha explicado, tanto el rey como la reina le han saludado y hablado en catalán, una "sensibilidad" que asegura agradecer. "Va en la línea de un Estado plurilingüístico, que no plurinacional, y es algo que aprecio", ha dicho.

"España es un estado con distintas naciones, una de ellas la catalana", ha afirmado Mas, antes de añadir que "se expresa siempre que España es una nación" cuando ello es un concepto limitado y ha agregado que "no es una nación, sino un estado que tiene varias naciones".

En cualquier caso, es pronto para valorar lo que va a hacer el nuevo rey, ya que un discurso no es suficiente, por lo que quiere ver qué pasos se van a dar en esta nueva etapa. Hasta ahora, ha recordado, el Gobierno practica una política de recentralización frente al estado autonómico sin dar margen, además, a las comunidades desde el punto de vista de la financiación. "Esta es la realidad de España" y en vez de incrementar el autogobierno de Cataluña, "estamos en el desmontaje de la autonomía", lo que "constato cada día", pero si a partir de ahora "las cosas fueran de otra manera" no habría problemas en considerarlo positivo, ha señalado.

Si a partir de ahora "las cosas fueran de otra manera", no habría problemas en considerarlo positivoA su juicio, los reyes han estado "amables, cordiales e incluso cariñosos" con él, aunque también ha reconocido que ha sido una "conversación puramente de saludo protocolario" y que el encuentro no ha durado más de dos minutos. Con todo, ha dicho desear "éxito, acierto y talento" al nuevo Jefe de Estado, pero también "un poco de suerte" porque "suerte en la vida siempre hay que tenerla".

El líder de CiU todavía no ha pedido audiencia con el nuevo monarca pero ha manifestado su disposición a entrevistarse con Felipe VI, así como con Mariano Rajoy. De hecho, Mas también ha hablado con el presidente del Gobierno, con quien se ha saludado "de manera protocolaria" en la recepción, pero sin abordar ningún asunto de interés para Cataluña. A la pregunta de "si le hubiera gustado hacer más con Rajoy", el presidente ha hecho un juego de palabras y ha respondido: "Yo me llamo Mas".